La hora de la venganza de acerca, y tristemente el mundo se tiñe de gris, trayendo consigo un delicioso aroma para los que los días y las noches se hacen eternas. El mismo gris de los cielos de Forks y el rojo que mancha sus tierras.
 
ÍndiceRising SunCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Vie Sep 11, 2009 10:27 pm

PoV Metztli

Hacía ya un par de semanas que habíamos regresado de Eslovaquia, volver a la vida de siempre, a los lugares de siempre, fue un cambio abrupto de haber vivido semejante experiencia y de estar por primera vez tan lejos de casa. Una idea había estado revoloteando por mi cabeza desde aquella noche en que finalmente, el fantasma de Lestat me había dejado para siempre y definitivamente era el momento de aprovechar el impulso y el momento creativo por el que estaba pasando.

Adam y Wendy estaban con Zazil, que había ofrecido amablemente hacerse cargo de toda la guardería ese día, así que mis niños estarían divirtiéndose con sus primos Aaron, Armand y el pequeño Trent, que apenas tenía edad suficiente para sentarse por sí mismo, pero no le impedía divertirse en compañía del otro cuarteto de grandulones. Así pues, emprendí un camino que no había recorrido en por lo menos un par de años ¿seguiría todo igual? seguramente, nadie había estado en esa cabaña desde... la última vez.

Llegué a la cabaña cargada de más de una bolsa, la Crossfox estacionada a un costado: era la primera vez que llegaba en auto. Fui acomodando todo y limpiando al paso, añadiendo toques de todo un poco por cualquier lugar, sería perfecto, no sabía que podría esperar, pero seguro él se sorprendería; en realidad no habíamos tenido un momento para estar realmente a solas él y yo, siempre estaban Bianca, los niños, los Blood Avengers o cualquier otro espectador casual que no me permitiría sentirme del todo cómoda, así que pensé en preparar algo sólo para nosotros.

Una vez que estuvo lista me detuve a contemplar mi obra, ciertamente aquel lugar estaba lleno de recuerdos, de imágenes vívidas en mi cabeza y sin verdadero afán de echarlas de mi memoria, estaba dispuesta a construir nuevos recuerdos; recuerdos que me acompañarían por el tiempo que el destino decidiera que estaríamos juntos -que esperaba fuera mucho, muchísimo más que una simple eternidad-

Fui recorriendo el lugar, abriendo con parsimonia cada una de las ventanas, dejando que el aire fresco del bosque de Washington impregnara cada centímetro de aquel lugar; incluso la puerta que había protestado un poco al ser abierta después de tanto tiempo, pareció alegrarse de tener vida nuevamente, así pues, todo estaba listo; saqué el móvil de mi mochila y envié un mensaje a Lucian... esta vez, las sorpresas correrían por mi cuenta. Dejé todo listo y acomodado en su lugar luego de dar send al mensaje, y salí de ahí, para apresurarme a los límites de Port Angeles para ir por el amor de mi existencia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Sáb Sep 12, 2009 5:16 pm

El Castillo Peregrino le había mantenido ocupado desde que Metztli y él volvieran de Europa. Demasiadas cosas que poner en orden, demasiados pensamientos y una misteriosa visión que continuaba atormentándole, ahora mucho más, tras la visita a Seprov. Una vez terminadas sus vacaciones, las primeras en más de novecientos años de cacería, el peso de las responsabilidades no parecía ser igual, de hecho, lo llevaría como el guerrero que era... pero sin el gusto de antes.

Se encerró en su habitación, el único sitio en toda la fortaleza que consideraba lo más cercano a un hogar, junto con Nachtburg y donde quiera que su Dama Luna brillara con la majestad de las estrellas del cosmo. Tomó un fuerte respiro antes de recostarse en el lecho dispuesto para su persona, el cual no solía emplear muy amenudo por su baja necesidad para descansar... En el techo se dibujaron las nítidas imágenes que contemplara en sueños durante el viaje a Bratislava... Y al final contempló los ojos flameantes de Seprov, cuya ambisición comenzaba a resultar peligrosa y desbordante para sí mismo.

En su corazón albergaba la posibilidad de jamás tener que enfrentarle, escogería antes sepultarle como humano, sabiendo que perdió la vida en el intento de aliarse con los Volturi, a desmembrarle, quemarle y arrojar sus cenizas al viento... no soportaría el dolor de eliminar otro vampiro tan significativo en su longeva existencia. De algún modo, al final, era capaz de ver en Seprov, el hombre sediento de gloria e inmortalidad, a un hijo, un hermano mayor de Adam y Wendy... quizás, una esperanza.

La alerta de su dispositivo móbil le ayudó a reencontrarse con la realidad. Inmediatamente después de revisar el contenido del mensaje, se pusó en pie para cambiar su indumentaria por el traje negro que ordenara adquirir tan sólo un par de días después de su llegada. Echó un vistazo al espejo, el cual le reveló cuánto se estaba transformando.... cosa que, sin duda, terminó siendo molesto para él...

Lavó su rostro para encaminarse hasta el garage. Observó el Aston Martin, tan bien encerado y pulido como de costumbre, aguardándole en su lugar. Sin darse cuenta, salvo por la concentración necesaria para conducir, arribó al sitio en que Metztli le citara. Ignoraba totalmente cual sería la sorpresa que deseaba mostrarle o darle su Dama Luna, motivo suficiente para crear ansias en su interior... ¿ansias? ¿Acaso se entregaba a una sensación como esa siendo él un cambiaformas tan antiguo como experimentado y conocedor de la forma de proceder ante lo desconocido? Quizás, y sólo quizás, el recuperar parte de su humanidad le afectaba más de lo que se atrevía a admitir.

El motor se apagó y Lucian salió de su vehículo, portando el medallón de oro en forma semi circular y una esmeralda en el centro, el mismo que alguna vez perteneciera a Sonja, con absoluta confianza y una sonrisa en el rostro. Inhaló el aire a su alrededor, en busca de la dulce esencia de Metztli, de algún rastro que le permitiera saber cuán cerca se encontraba de la mujer que ahora le daba sentido a su vida. Cerró los ojos y elevó las manos apenas por encima de su cintura, percibiéndome el roce de la brisa con la yema de los dedos y la frescura del viento, sintiéndose en armonía con la naturaleza.

-¿Dónde estás?-
preguntó al aire en un susurro que, esperaba, recorriera el camino le separaba de su Dama Luna.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Dom Sep 13, 2009 11:04 pm

**Esperaba, nerviosa, dentro de la Crossfox a ver aparecer el Aston Martin, a partir de ahí, el auto de Lucian debería permanecer en aquel punto hasta que pudieran volver, parte del camino era demasiado árida para un vehículo como ese; estrujaba un pañuelo desechable entre sus dedos, sin darse cuenta del todo que estaba a punto de convertirlo en pequeños trozos de papel blando.

La ventanilla estaba abajo y sin comprender del todo por qué, respingó en su sitio cuando el viento le llevó el efluvio del lobo albino hasta el rostro; levantó la mirada y se sonrojó levemente al mirarlo a lo lejos: seguía gustándole verle como un caballero, aunque extrañaba un tanto aquella apariencia ruda que le confería cierto aire de advertencia a quien pudiera tenerlo al alcance de la vista. Suspiró contenidamente y salió del auto en el mayor de los silencios, sintiéndose ligeramente absurda con aquella facha que no se parecía a la que era ella desde hacía algunos años, era más bien como la Metztli que aún vivía en D.C., con sus padres y era bastante más ingenua.

Una vez que cerró la portezuela, el viento frío de Washington revolvió un poco sus cabellos sueltos e hizo remolonear un tanto la suave manta de su vestido color crudo, suspiró una vez más y avanzó un par de pasos vacilantes**

-Lucian... estoy aquí-

**Dijo a media voz, sabiéndole capaz de escucharla y así avanzó algunos pasos más, quedando a medio camino entre la Crossfox y el Aston Martin; acariciándose levemente los brazos de forma distraída, tal como haría alguien que está sintiendo frío, sin embargo, sonreía ampliamente, al final, siempre le alegraba verlo a él... la luz de sus días y susurro de sus noches**
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Dom Sep 13, 2009 11:39 pm

Su mente estaba volando hasta alguna parte más allá de las zonas reales en las cuales se desplazaba su cuerpo, a alguna parte más alegre donde los deberes de su naturaleza fueran menos demandantes, donde estuviese libre de la responsibilidad moral de proteger el mundo con el poder de sus conocimientos y la fuerza de sus puños.

La esencia de Metztli le devolvió al mundo, y su voz extendió sus suaves brazos a través de los árboles para acariciar sus oídos, deleitándole completamente. Esbosó una sonrisa alegre en su rostro intacto a lo largo de los siglos, expresando con cada una de sus facciones la felicidad de saber que estaba muy cerca de su Dama Luna.

La rítmica danza de los árboles se asemejó a un verdoso mar cuyas olas saludan con entusiasmo el resplandor de la mañana, con sus rayos rojizos que despiertan tiernamente las criaturas descansando con placidez. Los pajaros trinaron en sus nidos, mirando en dirección al par de enamorados que volvían a encontrarse tras una tortuosa temporada. Poco a poco, las grisaceas nubes, gruesas como la piel de un feroz rinoceronte, cedieron el paso al astro rey que tímidamente se sumó al escenario de ensueño.

Empleando toda la calma del mundo, Lucian giró hasta encontrarse con los expectantes ojos de Metztli. Fue incapaz de articular palabra un par de segundos, admirando la belleza sobrehumana de la mujer que tanto amara. Contuvo la respiración para concentrarse y obligarse a decir cualquier cosa... el punto era no guardar silencio...

-Metztli...- dijo sin añadir más para recorrer la distancia entre ambos con pasos decididos pero la sorpresa exhibiéndose en su totalidad por medio de su cara- Te ves... fantástica- completó torpemente, aún inexperto en el arte de los halagos, inexperto o quizás oxidado en un campo que jamás imaginase volver a requerir hasta el día de reunirse con sus ancestros.

La rodeó con sus brazos, recorriendo cada centímetro de ella que le fue posible, buscando asegurarse de que su Dama Luna fuera real y no una maldita jugarreta del destino elaborada para fracturar los pocos rastros de humanidad despertando en su interior.

-Si en este momento debiera dejarte para salvar el mundo de la amenaza vampírica, me negaría rotundamente- añadió en un susurro que casi se confundía con el canto de las aves y el viento. El latido de su corazón bien pasaba por una frenética locomotora a punto de estallar a causa del ardor de las llamas en su interior... llamas de encendidas por el poder del amor que le profesaba a Metztli.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Lun Sep 14, 2009 12:04 am

**Justo en el instante en que sus ojos se encontraron, sintió como si el resto desapareciera, era como ver el mundo de una óptica mucho más simple, como el mundo de los niños en que uno más uno siempre van a ser dos, sin preguntarse de donde salió uno, u otro, o bien por qué tienen que ser dos en vez de tres. Se sintió flotar, saberlo cerca... sentirlo cerca era mucho más de lo que ella misma se sentía capaz de manejar en un sólo momento y esa electricidad que corría entre ambos una vez que se tenían uno al otro, no podía significar nada más que esa misma entrega total que ella le profesaba: el amor verdadero y quizá, eterno.

Simplemente dejó que él la tocara y que la apreciara tal como estaba, no era la primera, ni la última vez que sentía el contacto de esas manos y por mucho tiempo que pasara, seguiría notando aquella cálida sensación de pertenencia y de realidad que había buscado por tanto tiempo. Por su parte, en cuanto le fue posible, le besó el rostro, recorriendo cada punto desde el centro de su frente, pasando por sus ojos, su nariz, sus mejillas y finalmente sus labios, en un momento que le pareció demasiado breve: seguía sintiéndose nerviosa.**

-Creo que sólo nuestros hijos podrían representar un motivo lo suficientemente importante como para pensar en alejarme de tí, y tendría que ser por algo muy, pero muy urgente-

**Aferró su abrazo, replegándose contra él, necesitando de cierto modo tenerlo más cerca, todo lo cerca que no se habían dado oportunidad de estar y de ser posible... aún más; finalmente se sentía en libertad de romper aquella absurda mascarada.

Fue llevándolo de vuelta a la Crossfox, besándole cada vez un poco más profundamente, dejándose ir como una simple adolescente en brazos de su primer amor; detuvo su paso hasta estar junto a la portezuela del conductor y, tomando el tan necesario aire después de su arrebato, le sujetó el rostro por los costados y mirándole a los ojos, habló en voz muy baja**

-El Aston Martin se queda aquí... y el camino para nosotros comienza ahora, esta vez... yo te llevo-

**Sonrió con cierto aire de travesura, le besó una vez más y deslizó sus manos hasta tomar una de las de él, para llevarle hasta el lado del copiloto e invitarle a subir al auto**
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Lun Sep 14, 2009 11:01 pm

A cada caricia, a cada beso de Metztli, la convicción de Lucian se incrementaba, aquella percepción de ser tan necesario para su Dama Luna. Lentamente sintió como la fuerza de los besos se renovaba y aumentaba de manera exponencial generándole, contrario a lo que esperaría, una potente punzada de confusión en el corazón. Después de todo, cuando un guerrero como él pasa una eternidad solo, batallando por el globo con la única esperanza de morir, la correspondencia a un sentimiento tan fuerte como la pasión y el amor resultaba difícil.

Cuando le volvió escuchar hablar, señalando que su vehículo no proseguiría más el camino preparado para ambos por Metztli, las ideas reunidas en su mente, el turbio cúmulo de emociones que le consiguiese arruinar la magia del instante tan maravilloso que pasaba, se disperso... al menos, de forma ligera y reconfortante.

Dedicó una sonrisa tan afable como sincera le fue posible, mientras ingresaba al asiento del copiloto casi en silencio, empleando el tiempo a su favor para respirar hondo y relajarse. No deseaba echar abajo lo que su Dama Luna construyera, o eso se atrevía a creer, con tanto esmero y anhelos... pero las aguas de la paz duraron poco y su espíritu volvió a estar intranquilo de nueva cuenta.

Este no es el día adecuado, cualquier otra ocasión sería mucho más apropiada se dijo desesperadamente. Cruzó los brazos a la altura de su pecho, cerrando los ojos durante un par de segundos hasta que la puerta al otro extremo del auto se abrió. Suavizó el semblante mientras contemplaba la figura tan fascinante de Metztli abordar el vehículo.

-Bien, estoy en tus manos- declaró con sencillez, posando sus relucientes esmeraldas en el rostro de su Dama Luna, rogando que las dudas no fueran más que los residuos de una vida de oscuridad, tristeza y odio, una camino que deseaba cambiar por el resto de sus años en el mundo. En esos instantes, se encontraba luchando contra sus propias emociones... contra los demonios internos que todavía le perseguían.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Lun Sep 14, 2009 11:42 pm

**Sintió un repentino deseo de hacerse ovillo y abrazarse a sus rodillas ¿por qué demonios se sentía tan nerviosa?, tampoco era capaz de responder su propia interrogante; pudo ver como a través de esos hermosos ojos esmeralda se filtraba la duda por un momento, al igual que ella, parecía haber encontrado algo que no cuadraba y le molestaba en demasía no poder dar con el qué causaba semejante presentimiento en ella.

Pudo ver el cambio en su rostro, había sido algo demasiado sutil para un ojo menos experimentado, menos veloz. Contuvo el suspiro y se obligó a recomponerse, finalmente, no iba a permitir que se le arruinara el momento; deslizó con sumo cuidado ambas manos por la superficie cuidadosamente esculpida por trabajos y guerra que eran los brazos de Lucian, le dedicó una media sonrisa y observó con calma cada movimiento de él al subir al auto.

Una vez que ella misma estuvo en su lugar, ajustó su cinturón y echó a andar el motor; poco antes de iniciar marcha volvió a mirarle y acarició su rostro, para -en un intento por sonar más segura de lo que realmente podía aparentar-, responder con voz sedosa**

-Uno en las manos del otro... así es entre nosotros-

**Comenzó la marcha por un sendero que ella conocía a la perfección y que no estaba dibujado con claridad en la profundidad del bosque, pronto, muy pronto, y en total silencio recorrió la distancia, hasta que la muralla levantada por aquel invisible compañero fue bombardeada por el rítmico flujo del río. El corazón le latía rápidamente, de no ser por su capacidad de respirar con profundidad para regularizar el ritmo, seguro habría hiperventilado**

-Ya estamos cerca-

**Dijo ahora en un tono a medias divertido, para después, inconscientemente, mordisquear un poco su labio inferior; seguía sintiendo nervios y teniendo la impresión de que había algo que hacía falta en aquella ecuación, al final decidió dejar fluir el momento "deja las masturbaciones mentales y ponte a arreglar el jardín", cuando Francisca le había dicho aquellas palabras en la Ciudad de México, no había comprendido con claridad su significado, por lo menos no hasta ese momento, en que supo que debía dejar que cada cosa y suceso tomara su lugar propio para dar forma a lo que fuera en que iba a convertirse ese pequeño trozo de realidad**

-¿Puedes verla? está tan sólo algunos metros delante de nosotros-

**Inquirió ahora entusiasmada mientras bajaba la velocidad del auto, finalmente pasó un estrecho sendero de setos y algunos sauces aún jóvenes, junto a los cuáles detuvo el auto; se permitió la libertad de exhalar con cierta violencia: la expectación estaba sobrepasándola.

Bajó del auto y esperó a que Lucian se reuniese con ella; una vez más, al mirarle, le pareció hermoso y desvió el rostro por un momento para tomar aire una vez más. Una vez que él estuvo a su lado, tomó su mano y le condujo entre los árboles a una explanada en la que podía verse el cauce del río, y justo a la orilla una pequeña construcción levantada en forma retadora contra el paisaje**

Spoiler:
 

-Hemos llegado ¿te gusta?-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Miér Sep 16, 2009 11:02 pm

Asintió ante las palabras de Metztli para después sumergirse en la quietud total. No recordaba cuando había sido la ultima ocasión en que se comportase de esa manera, mucho menos la razón por la cual una actitud así resucitara justamente en un momento tan crucial. Pese a ello, dio gracias que su Dama Luna, como él, se limitara a conducir, permitiéndole estar a solas con sus pensamientos durante el lapso hasta el sitio al que ella deseaba llevarle.

Rozó con el índice, distraído, la fría ventana de la camioneta y, por una fracción de segundo, imaginó la gélida piel de un vampiro entre sus manos... pero no de manera que le asesinara, no de la manera tan cruenta en que solía hacerlo... Cerró los ojos, orientando el rostro para ocultar sus gestos de la vista de Metztli. En las tinieblas de la invidencia, admiró la claridad de Sonja nuevamente y el dolor de una daga en el corazón le invadió... Fue ahí cuando descubrió la razón de su comportamiento tan raro: volvía a temer el abrir su corazón y expresarse con plenitud para, al final, terminar solo de nueva cuenta.

Quería con todas sus fuerzas que el sueño mágico comenzara, rendirse a su más oscura parte, sucumbir ante la fuerza de la música de la noche, que sus sentidos quedarán indefensos ante el hechizo de Metztli, respirar la esencia de la vida a través del cálido toque de la piel de su Dama Luna, permitir que sus preocupaciones volaran libres...

Giró para poner atención a la voz que le guiaba dulcemente entre las sombras del nerviosismo, buscando con la mirada aquello que le indicaba con gozo. Apenas puso atención a la fauna rodeándoles en su camino, a la majestad de la naturaleza que se extendía ante ellos para regalarse un pintoresco paisaje, por estar inmerso en el abismo de sus ideas tan retorcidas pero, a su juicio, fundamentadas. La mitad de él todavía se mantenía pendiente de sus temores, ahora que no se encontraban en Nachburg, a salvo de cualquier amenaza.

Abandonó el vehículo con el mismo silencio una vez aparcaron. Observó la cabaña y por su cabeza pasó el risco con el cual se reuniese con Sonja muchas eras atrás. Comenzó a reir, esta vez exhibiendo un aire de alegría, contrario a lo que él mismo podría haber esperado, meneando la cabeza a la vez. Finalmente se calmó, respiró tomando su tiempo, barajando sus pensamientos, llenándose de la deliciosa esencia proveniente de Metztli, y habló de forma clara.

-Sin duda alguna-
comentó evaluando la construcción con una sonrisa burlona en el rostro- Estoy casi seguro que has estado planeando algo durante todo este tiempo y que estoy a punto de enterarme sobre su naturaleza- añadió musicalmente, preparando su siguiente interrogante- ¿Cruzamos a nado?- su voz salió con gracia, casi con un toque de diversión, mientras una ráfaba cubría una parte de su rostro con oscuros cabellos, llevando hasta su Dama Luna el aroma ancestral de Lucian combinado con la fiereza de la fauna y la flora.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Miér Sep 16, 2009 11:52 pm

**Soltó la mano que había estado deseando sujetar durante mucho tiempo y una vez que el viento frío sopló en su dirección, llenándole una vez más los sentidos de la esencia del lobo albino; todo su ser se cimbró ante la expectación y la embriaguez que ese aroma en específico le proporcionaba, se deshizo de aquella sensación sacudiendo levemente la cabeza; cerró aún más la distancia entre ellos y tras besarle la comisura de los labios susurró**

-El último en llegar es ardilla-

**Dicho esto, saltó ágilmente hacia las aguas del río, nadando a todo lo que sus brazos daban, saltando finalmente con agilidad a la otra orilla y sacudiendo las piernas para botarse las sandalias totalmente mojadas y después exprimirse el cabello. Una vez terminada su rutina, buscó a Lucian con la mirada y extendió una ancha y a la vez, infantil sonrisa , reparando esta vez en el vestido que aún se ceñía a su cuerpo, pero iba secándose con rapidez 'bendita temperatura corporal alta' se dijo a sí misma, en un repentino ataque del pudor que pensó haber perdido después de tanta exposición de sí misma en formas diferentes.

En cuanto Lucian se reuniese con ella, volvió a echarle los brazos al cuello, en un pueril intento por cubrir su rostro apenado... como si nunca antes hubiera salido del río con la ropa empapada... como si jamás él la hubiese visto con la ropa ceñida por el agua, o más aún: totalmente desnuda**

-No sé cómo aguantas que te haga pasar por estas cosas, la única excusa que tengo para parecer una loca el día de hoy, es que te quiero...-

**'Y que estoy muerta de nervios y de miedo a que digas: No Metztli, no hay probabilidad', la vocecilla pesimista en su cabeza hizo eco completando la frase que ella misma había formulado, tragó con cierta dificultad y finalmente le encaró mirando sus ojos verdes; una tímida sonrisa se hizo presente y de nuevo le recorrió los brazos con las puntas de sus dedos, hasta poder tomarle ambas manos**

-Vamos dentro, no es que vayamos a enfermarnos, pero se avecina una tormenta... ya puedo olerla, creo que será mejor que nos atrape bajo techo que al borde del río, totalmente empapados-

**Le soltó una de las manos y antes de, virtualmente, arrastrarle al interior de la cabaña, acomodó algunos mechones de su cabello negro tras la oreja, para apreciar mejor su rostro pálido a la luz de un relámpago que había atravesado el cielo**
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Jue Sep 17, 2009 12:40 am

Poco tiempo dispuso para disfrutar con cada uno de sus sentidos de la compañía de Metztli. A la voz de El último en llegar es ardilla, vio como le dejaba atrás para saltar, justo como él mismo esperaba, a las frías aguas del río, en dirección a la cabaña de madera levantada justo frente a ambos. Se despojó de las vestiduras que cubrían la parte superior de su cuerpo, sujetó el collar que alguna vez perteneciese a Sonja. Dejó la camisa en el suelo y el saco también; a continuación, con brazadas veloces, tal como aprendiese a lo largo de las batallas y el duro entrenamiento, consiguió recorrer el tramo que le separaba de la otra orilla.

En cuanto abandonó el agua, sacudió la cabeza fuertemente para quitarse la humedad excedente de los cabellos. Volvió a colocarse el medallón al cuello mientras exhibía el torso desnudo, con cada uno de los músculos perfectamente marcados a causa del uso recurrente de la fuerza durante siglos. Algunos le habían llegado a considerar una máquina de acero, pero él se limitaba a creer que todavía requería fortalecerse más.

Caminó en dirección a Metztli, observando su sonrisa, encontrándose con ella a su lado de inmediato. Sus delicadas palabras le parecieron un tanto cómicas pero llenas de un significado profundo y agradable para él. Grabó aquella combinación de humedad, naturaleza salvaje y Metztli en lo más seguro de su memoria, para jamás olvidarla. Comenzaba a disfrutar el viaje más de lo anticipado

-Aguantar querría decir que no me agrada pasar por esto... pero todo lo contrario, y creo que no necesito recordártelo- dijo susurrante, besando la frente de su Dama Luna, deseando poder recordar aquel día como una experiencia fascinante y no como el momento en que su mente se ocupó de asuntos menos relevantes.

Un par de segundos después era empujado al interior de imprevisto, casi contra su voluntad. Le agradaba encontrarse fuera, pero pronto cedió ante los deseos de Metztli y por poco cae al suelo al tropesar con un borde de una tabla ligeramente salida de su lugar. De suerte su equilibrio y reflejos se encontraban por sobre el promedio.

Ya en la comodidad de la acogedora construcción, volvió a sentir el mar de confusión fluir con intensidad por su mente, haciéndole los pensamientos un tanto difusos. Los sonidos de las descargas eléctricas provocadas por las, ahora reaparecidas, nubes del color de la noche, vinieron a corroborar las palabras de Metztli. Sin duda, estaba demasiado distraido para, incluso, darse cuenta de un detalle tan evidente como aquel.

-Dime, ¿qué has preparado para nosotros hoy?- preguntó con absoluta calma, evitando sonar ansioso, curioso, por mucho que su corazón le impulsara a experimentar aquellas sensaciones dentro de sí- Porque me has dicho que tenías una sorpresa lista- añadió con una sonrisa picaresca en el rostro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Jue Sep 17, 2009 11:01 pm

-De entrada... puede darse por secuestrado señor Von Wednar... esta noche usted no existe para nadie más que no sean las dos personas presentes en esta sala-

**Sonrió de forma enigmática, intentando dispersarle una vez más de lo que fuera que enturbiara aquella mirada de un verde tan intenso como el follaje del bosque; volvió a acercarse a él, poniéndose de puntillas para poder sostenerle la mirada de frente y rozarle los labios un momento mientras hablaba**

-Por lo demás, puede usted ponerse cómodo... yo volveré en un momento-

**Finalizó aquella frase besándole con profundidad, deleitándose de ese sabor tan particular que disfrutaba cada vez que lo tenía cerca, extendiéndose lo suficiente para entusiasmarle y separarse en el momento indicado en que ambos podrían pedir un poco más de cercanía: comenzaba el juego.

Desapareció tras una de las tres puertas de madera que había hacia el fondo de la estancia, dándole oportunidad de aclarar sus propios pensamientos, y dándose a sí misma el chance de recuperar un poco de terreno; volvió un par de minutos después, sonriendo serenamente, con el cabello medio trenzado y un vestido negro muy parecido al blanco que ahora yacía húmedo en algún punto de la otra habitación**

-Prometí que no tardaría, ahora bien ¿quieres cenar? prometo que esta vez no voy a retarte del otro lado de la mesa-

**Concluyó aquella promesa con un tono de voz tan suave y seguro a la vez, que ella misma no reconoció de dónde había sacado tanto aplomo y fue acercándose un poco más a él, quedando a menos de un brazo extendido de distancia, ofreciéndole las manos al mismo tiempo, en una clara invitación a acercarse o conservar su distancia**

-O... ¿preferirías una charla de aperitivo?-

**Ladeó el rostro aún sonriendo y el nerviosismo volvió a delatarle, cuando, inconscientemente, mordió su labio inferior una vez más, al tiempo que sus mejillas se coloreaban suavemente con un matiz rojizo que ayudaba a acentuar el brillo de sus ojos avellanados**
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Dom Sep 20, 2009 12:12 am

Ahora, tal como por su mente cruzara de manera fugaz y tímida, la idea de encontrarse a merced de Metztli se veía corroborada en su totalidad. A su juicio, estaba avanzando adecuadamente por lo que, pensaba, era un juego incomprensible preparado para ambos. Quizás, con algunos calabozos, trampas o celdas habría podido anticipar lo que le deparaba su Dama Luna... quizás solo estaba demasiado acostumbrado a luchar y tratar de preveer los movimientos de los demás.

Recordó su propósito, aquel que le sugería dejarse llevar por los designios del destino antes que intentar comprenderlo en su amplitud. Al menos, la ocasión se prestaba perfectamente para bajar la guardia y permitir a los sentimientos aflorar.

La miró desaparecer tras ayudarle a alcanzar el cielo con el místico influjo de un divino beso. Entendió entonces que, por muchas veces que la experiencia se repitiese, sería capaz de encontrar por siempre algo distinto, algo hechizante por lo cual consideraba los labios de Metztli su marca personal de heroína. Se relamió en la soledad, consolándose con la esencia de su Dama Luna, aguardando el instante en que sus ojos viesen de nuevo la bendita figura de la mujer que adoraba y en nombre de quien luchaba ahora.

No pudo esconder el goce de admirar con aquellas vestiduras resaltando su silueta, aunque velozmente recobró la compostura por completo. Aún presa de un ligero matiz de confusión, extendió las manos hasta Metztli, una vez ella terminase de hablar, mirando como mordía su labio de modo y el color escarlata apareciendo en su rostro de manera que le pareció aún más hermosa.

-Estar de pie, admirando cuan bella eres sería suficiente para vivir una eternidad; percibir la delicia de tu aroma recorrer cada centímetro de mí y hacerme estremcer me bastaría para fortalecerme por el resto del tiempo; tenerte a mi lado sería la mejor manera de superar el manto celeste- dijo casi impulsivamente una vez tuvo la oportunidad, sin poder resistir el deseo de halagar a Metztli. Sonrió a continuación, besando la diestra de su Dama Luna lentamente, dispuesta a responder a la pregunta que le fuese formulada- Pero si gustases de invitarme a cenar mientras charlamos, te aseguro que aceptaría sin siquiera titubear un instante

Cerró los ojos por dos segundos, llenando su cuerpo del bienestar que le provocaba saberse en medio de aquella habitación en ese preciso instante. Definitivamente, dentro de poco, debería dejar los asuntos de la campaña contra los vampiros a elementos más jóvenes y disfrutar de la juventud que le fue privada desde siempre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Dom Sep 20, 2009 11:50 pm

**Cada palabra que escuchaba la hizo estremecer, algo dentro de sí misma le decía que iba por el camino correcto, sintió deseos de tirarse a sus brazos y dejarse perder en todas y cada una de las sensaciones -y emociones- que Lucian le provocaba; sin embargo, sabía que aún no era el momento**

-Ven conmigo entonces, vamos a cenar-

**Sonrió de nuevo, relamiéndose un poco los labios... se sintió torpe por un momento, hacía tiempo que no intentaba seducir a nadie, en realidad, ni siquiera estaba segura de cómo debía hacerse ya que para ella, todo siempre había fluido de forma tan natural como el aire en un par de pulmones sanos. Aspiró con cierta profundidad y con un movimiento suave acercó a Lucian hacia ella, para aferrarse a su cintura una vez que lo tuvo totalmente a su alcance; le besó una vez más -una nueva adicción para ella- y después, volvió a tomarle de la mano para llevarlo hasta una mesa de madera.

Exhaló con calma, satisfecha del efecto que había logrado con la sencilla decoración preparada; era una mesa un poco baja con un par de sillas dispuestas en dos de sus costados, en el centro un discreto ramillete de casablancas daba un toque acogedor mientras dos velas -ya encendidas- iluminaban débilmente el lugar**

-Toma asiento por favor, todo estará listo en un segundo-

**Salió de la estancia tras acariciarle el rostro con el dorso de la mano y dedicarle una sonrisa breve y un tanto tímida. Fueron sólo unos segundos los que tardó en volver, podía escuchar sus pasos acompasados sobre la madera, la respiración de Lucian y su propio corazón latiendo como si del batir de las alas de un colibrí se tratara; respiró profundamente de nuevo en un intento por serenar su pulso: la expectación había logrado adueñarse de ella.

Colocó los dos servicios en los lugares correspondientes y antes de tomar asiento, fue hasta una esquina por la botella de burbujas que había tenido enfriándose durante varias horas, la dejó sobre la mesa y finalmente tomó asiento. Miró los platos decorados 'como toda una profesional' pensó, recordando la increíble cantidad de veces que Kurt la había corregido mientras la enseñaba a decorar platillos; nunca antes había preparado algo tan sofisticado como comida japonesa y a juzgar por las pruebas que había hecho, tendría un buen sabor**

-Es el hombre de la casa quien descorcha la botella... es la tradición-

**Aguardó con aparente calma a que él descorchara la botella, observando cada uno de sus movimientos y la forma en que la pálida piel resplandecía bajo la luz de las velas; centró la mirada en la única joya que Lucian llevaba al cuello y se perdió por un segundo en la danza hipnótica de las llamas reflejadas en la gema. Sacudió levemente el rostro, obligándose a volver a la realidad.

Una vez descorchadas las burbujas, se hizo con la botella y sirvió aquel líquido dorado en las delgadas copas altas para champagne; había nuevamente un silencio entre ellos, no uno incómodo, sino un silencio cargado de significados o por lo menos a ella así le pareció, al permitirse el lujo de mirar esos intensos ojos que, para ella, representaban una pequeña parte del Nirvana**

-Sé que no me crees cuando digo esto, pero eres hermoso...-

**'...tan hermoso, que a veces me cuesta creer que seas real' completó para sí misma en silencio, reprimiéndose de decir cualquier palabra que pudiera romper la magia del momento. Antes de ocupar su lugar, a la diestra de su Ángel Destructor, se inclinó para robar un beso más antes de probar cualquier otra cosa. Finalmente, tomó asiento, levantó su copa y brindó con él**

-Por tu secuestro voluntario... y por esta noche, que es sólo nuestra-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Mar Sep 22, 2009 11:08 pm

Abrió los ojos de nuevo para admirar a su Dama Luna, cautivo por el mágico influjo que ella ejercía descomunalmente sobre él, incapaz, e indispuesto, a librarse del mismo. Se lamentó momentáneamente por no haber propiciado un encuentro semejante durante el periodo que ambos pasaran en el majestuoso Nachtburg. Una sonrisa se esbosó en su durísimo rostro, una sonrisa que indicaba con facilidad y absoluta claridad la forma en que él mismo se imaginaba, torpe y confuso, intentando una escena privada para Metztli y él en su alcoba de Eslovaquia.

Regresó a la realidad al sentir la cálida piel de su Dama Luna, sus manos y luego sus brazos afianzarse a él con firmeza. El sublime contacto de los labios de su amada devolvió su mente hasta la lejanía, donde solo existían ambos por el resto de los tiempos. Respiró lenta y prolongadamente cuando debió dejar escapar el elixir de la vida que se derramaba a millares en los besos de Metztli.

En silencio llegó hasta la mesa, humilde y acogedora, no como las groseras y ostentosas de Nachtburg, las mismas en las que algunos de sus soldados se emborrachaban después de una gran victoria. Se sentó sintiendo como la madera cedía ligeramente ante su peso, siguiendo las indicaciones de Metztli, mientras una tersa mano recorria parte de sus facciones, activando una pequeña sensación electrizante en él. Y después volvió a quedarse a solas, con sus pensamientos un tanto más en orden, menos traicioneros... pero con la confusión latente todavía, con el abismo del nerviosismo abierto entre su seguridad y él.

Aún callado, dejó que su Dama Luna colocara cada detalle en la mesa, desde los platos hasta las copas y los alimentos. Un gesto de satisfacción, quizás por darse cuenta del esmero con que ella realizaba cada movimiento, impulsada, seguramente, por los sentimientos que profesaba hacia él. A continuación rió un breve instante cuando le fuese pedido abrir la botella de champagne. No estaba acostumbrado, de hecho, no recordaba como llevar a feliz término semejante acción. Pensó, menos de un segundo, en utilizar los dientes para descorchar... pero escogió el sacacorchos en un vistazo más analítico, más coherente y adecuado a la situación.

-Aquí vamos- murmuró de forma casi inaudible. Poco después, el tapón cedió ante la fuerza de Lucian como un dócil can ante la mano de su dueño. No se percató, preocupado por no parecer demasiado incivilizado, de que Metztli clavaba la mirada en el pendiente que llevaba con orgullo y, en cierta medida, tributo.

Negó con la cabeza socarrón cuando escuchó, para su agrado, la voz de Metztli de nuevo. Jamás, tal como ella lo sabía, se atrevería a creer una cosa semejante, ni en sus más remotos sueños... Por mucho que no seas la única que ha proferido tal blasfemia se dijo en la seguridad de su mente, dejando pasar el asunto sin emitir comentario al respecto. Al final, ello, apostaba, le llevaría a una discusión que poco caso tenía sostener.

Desde luego, momentos después, dio gracias de mantenerse callado, probando otra vez el trozo de Edén que le regalaba Metztli. Con los labios apenas despegados, miró a su Dama Luna dirigirse a lugar. Exhibió una expresión de agrado, de goce, para, finalmente, recobrar la compostura y proseguir el curso de la noche.

Levantó su copa, atentiendo con cada uno de sus sentidos el mensaje que su anfitriona le quería transmitir, mientras la palabras luchaban por salir del baúl en que les había confinado sin explicación alguna. Terminó eligiendo que la lengua fuese libre de dejar volar como un ruiseñor los sentimientos del corazón que no podía manifestar de otra manera.

-Por la mujer frente a mí, cuyos ojos se encienden como una flama danzante cada vez que las interrogantes del universo se extienden ante ella; por los labios carnosos y deliciosos que albergan en ellos la más exquisita forma de placer en el cosmos; por el rostro que transmite paz, alegría y esperanza hasta al más oscuro guerro caído en las fauces de Ares, el rostro mismo de los ángeles y las flores más hermosas de la creación- tomó aire, un tanto contrariado por dejar fluir las palabras que tanto anhelara soltar desde hacía tiempo. Pese a todo, ya no se dentría, ya no evitaría que el río retuviese su caudal. Con voz suave, delicada y plagada de amor, prosiguió- Por aquella celestial dama cuya figura sería envidiada de ser vista a través de los ojos indignos de la propia Afrodita... Por tí, Metztli, mi amable anfitriona esta maravillosa noche.

Bebió, sin quitar la mirada de la cobriza piel que cubría el rostro de su Dama Luna, disfrutando del sabor que la bebida le causaba. Respiró más aliviado, como si acabara de dejar caer un peso enorme al suelo, sin poder explicar la fuente de la inspiración que le acabase de asaltar... salvo el hecho de encontrarse frenete a la razón de su existencia. Sin duda, Metztli despertaba zonas ocultas de su ser como la mañana provoca que el girasol abra sus pétalos a la luz del astro rey.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Jue Sep 24, 2009 10:13 pm

**Le llevó un esfuerzo sobrehumano controlar nuevamente su respiración y pulso, algo en el tono de voz de Lucian le resultó tan hipnótico, como las suaves notas de una flauta a una serpiente; atinó a sonreír, sintiendo con claridad como su rostro iba enrojeciendo en una extraña mezcla entre la pena y el placer de sentirse -hasta donde podía entenderlo tan obnubilada como estaba- amada y deseada por Él.

El sonido de las dos copas de cristal al encontrarse le hizo respingar un poco, y volver al tiempo y lugar en que se encontraba, a encontrarse de lleno con esos brillantes ojos esmeralda, que parecían resplandecer con luz propia y aún mayor a la de la gema de similar color que pendía del cuello de él, reposando perezosamente sobre su pecho, que subía y bajaba rítmicamente al compás de su respiración; sin tener del todo consciente en que momento sucedió, ella había logrado respirar al mismo ritmo que ese hombre... su hombre**

-Y por el destino... que tanto se ha empeñado en hacer coincidir nuestros caminos... ¡Salud!-

**Bebió apenas un sorbo de las burbujas antes de volver a dejar su copa en pie sobre la mesa; por impulso volvió a tocar el rostro de Lucian, sumida en la fascinación de aquel tacto que ahora resultaba aún más suave. Se encogió ligeramente de hombros mientras retiraba su mano y le dedicó una sonrisa un tanto descarada.

Aspiró con cierta mesura y exhaló en un suspiro contenido; volvió a mirar sus ojos y sin moverlos un milímetro susurró apenas audiblemente**

-Será mejor comenzar la cena...-

**'...antes de que decida que es mejor servir el postre' completó para su fuero interno y comenzar a cenar, intentando con resultados muy poco convincentes de mantener la mirada lejos de él, de sus ojos y de esos labios de los que jamás tendría suficiente de beber.
Continuó comiendo, dando oportunidad a aquella íntima atmósfera que se había creado, hacer su propia magia y comunicándose con él sólo de vez en cuando con alguna mirada furtiva y cargada de significados. Ya que hubieron terminado los manjares, Metztli se levantó de la mesa, llevándose los dos servicios consigo, para volver después con el viejo fondue de su madre, en que había fundido una mezcla peculiar de chocolate amargo y chocolate blanco, junto con ello, una charola de frutas rojas**

-No pensarías que iba a dejarte sin postre ¿verdad?-

**Preguntó suavemente, poco antes de besarle nuevamente, profunda e intensamente, saciando por un momento la sed que tenía de bebérselo mil y un veces más**
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Sáb Oct 03, 2009 10:26 pm

I have brought you, that our passions may fuse and merge, in your mind you've already succumbed to me dropped all defences completely succumbed to me... now you are here with me...

Recordó aquel fragmento de una de las pocas videocintas que viese junto al, entonces pequeño, Seprov en su mansión de Alemania. Pertenecía al Fantasma de la Ópera, drama que, después, se volvería el favorito de su hijo. No buscó, no por mucho, el motivo de repentina ocurrencia en su extraña mente...

Estuvo inmóvil, casi petrificado, mientras su Dama Luna recorría con sus dedos los rasgos presentes en el rostro milenario del cambiaformas, embelesado con la forma en que los curiosos ojos de su anfitriona intentaban escarvar el camino que les separaba del alma de Lucian. Sin embargo, una sonrisa surgió como respuesta ante la invitación que le era realizada. Al final, debía admitir, experimentaba la molestia que sólo el hambre puede ocasionar... ¿o era el extraño sentimiento que muchos describían como tener "mariposas en el estómago"? Reprimió una risotada al pensar en una cosa tan absurda... tan absurda en un terrible combatiente como lo era él.

Tomó los cubiertos puesto que no quería sacar a relucir su naturaleza salvaje. El primer bocado le supo a gloria, talvez por un motivo diferente al sabor, ya que estaba acostumbrado a comer para alimentarse y no para deleitarse; asumió, sin dificultad, que la mano de Metztli había sido la responsable de hacer feliz a su paladar y, con ello, al resto de su ser... Veía, ahora, en los pequeños detalles, grandes alegrías que, de encontrarse con alguien distinto, sería incapaz de admirar.

Apenas echando un vistazo, volvió a tomar un pedazo del platillo destinado a él, que, dedujo, debía ser de procedencia asiática. Una de las pequeñas ventajas de matar bebedores de sangre por todo el orbe bromeo para sí mismo, dándose cuenta esta vez de la manera en que le observaba su Dama Luna. Aún después de lo que ambos viviesen en el tiempo juntos, se mantenía incrédulo de ser merecedor de una mujer como ella, más aún, no daba crédito al hecho de que ella tuviera interés en él fuera del hecho de cazar vampiros... Ya llegará la hora de reflexionar se recriminó rápidamente.

No tardó mucho en ingerir el platillo, tras lo cual, volvió a quedar en silencio y a solas. Casi aseguraba que Metztli regresaría con alguna nueva sorpresa. Entrelazó los dedos y colocó ambas manos sobre la mesa, aguardando pacientemente. Chocolate... eso fue lo que divisó cuando su Dama Luna retornó. Entre las cosas que le parecía más apetitosas, y vaya que no eran muchas, se encontraba el chocolate, en cualquiera de sus presentaciones. Un segundo después, se percató de que también le serían ofrecidas algunas frutas rojizas, agradeciendo con una sincera y devota sonrisa.

-Jamás sé que esperar de tí- comentó con una expresión de picardía que poco sabía emplear, sumada a una seguridad completa pero fingida. Por dentro, un minúsculo nerviosismo le hacía presa, como el día en que se encontrase en Snagov, en las inmediaciones al monasterio, esperando a que Viktor volviese a encararle...

Antes de poder degustar algo, le aprisionó en un beso que, de haber tenido una moneda para pedir deseos, seguramente habría exigido que jamás tuviese que separarse, que dejar, incluso por un miserable segundo, la sensación de intensa alegría y plenitud que le recorría cada vez con mayor potencia, haciéndole un adicto a la misma conforme los días transcurrían.

-Dime si lo que cocinas tiene alguna receta secreta, porque cada vez que pruebo algo que preparas, creo que mi cabeza flota por ahí y mi corazón palpita casi hasta abrir mi pecho, implorando reunirse contigo- sonrió nuevamente, reconociendo con el índice los labios de Metztli, prácticamente saboreándole con ello- No es que no me ocurra a menudo, pero la sensación se incrementa exponencialmente- añadió juguetonamente, riendo casi en silencio.

Cogió una cereza y se la llevó a la boca, disfrutando de su sabor particular que, parecía, se encontraba mezclado con el de Metztli; el aroma de las frutas, el chocolate y su Dama Luna le llenó provocando que sus deseos por tenerla lo más cerca posible fueran imposibles de besar.

-Aprovecharé que no tenemos que ocultarnos de la opinión pública- comentó en poco menos que un susurro, inhalando profundo para conseguir un efecto óptimo entre esencia y el dulce poder celestial de Metztli, el cual disfrutaba por dejar salir a jugar con él siempre que podía.

Y a la mitad del trayecto al paraíso, una risa le hizo detenerse por un momento. Era una idea importuna, tonta e incluso irrelevante, pero había nacido, probablemente, por una razón que no se molestaría en descifrar.

-¿Te imaginas cómo seríamos de envejecer alguna vez?- preguntó medio divertido por la idea de pensarse canoso, arrugado y con fallas visuales, sentado en una mesedora al lado de Metztli, Adam y Wendy.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Lun Nov 02, 2009 11:37 pm

**Tuvo que guardar su respuesta para más tarde, momentáneamente toda esa gana de probar la mezcla dulce del néctar de las frutas rojas, el chocolate y el sabor propio de Lucian, se vio rápidamente reemplazados por un irrefrenable deseo de quedarse fundida a aquel fuerte pecho y definitivamente no lograr separarse de aquel contacto, que a pesar de su característica terrenal, le hacía volar más lejos de lo que jamás había permitido llegar a su razón.

Finalmente aquel pasional intercambio de sensaciones terminó por ser disuelto y ella, aún controlando su respiración y ritmo cardíaco, permaneció mirándole a los ojos, para poder después de todo, decir lo que había pensado tan sólo segundos antes**

-Entonces no hagas predicciones, sólo vive el momento... disfruta cada cosa, cada sensación, cada emoción... cada sabor-

**Al mismo tiempo que hablaba, le acarició el rostro, para después besarle con suavidad la frente y finalmente posar una mano sobre aquel pecho que seguía subiendo y bajando con regularidad, ayudándola a encontrar la cadencia de su propia respiración.

No pudo evitar la sonrisa boba que se extendió a lo ancho de sus labios, al escuchar aquellas palabras roncas que hacían cosquillas en la palma de su mano que aún descansaba en el pecho de él y, pensando en las líneas de un libro que su madre leyera para ella varios años atrás, buscó atrapar entre sus labios el índice que apresaba sus labios, para después liberarlo y con la misma sonrisa boba reflejándose en lo más profundo de su voz respondió**

-El secreto está en hacerlo con mucho amor... ¿crees que podrías hacerlo igual?-

**Inquirió a modo de juego, mientras le observaba llevarse una cereza a la boca, el jugo rojizo del fruto había dejado húmedos los labios de su compañero y anticipándose a aquella mezcla celestial, su corazón batió una vez más como las alas de un colibrí.

Entonces, una risa inesperada le sacó de aquella expectación, para escuchar algo que nunca se habría imaginado escuchar y que incluso, no se había cuestionado en sus veintiún cortos años**

-No lo sé, yo creo que seríamos exactamente los mismos, creo que seguiría tomándote de la mano y viendo igualmente brillantes las hebras plateadas que serían tus cabellos, y todos esos surcos alegres que enmarcarían los contornos de tu rostro, tus ojos seguirían brillando igual de verdes y serías un viejito cascarrabias que, seguramente, tendría todo el tiempo a una viejecilla de expresión suspicaz en los ojos siempre a su derecha, recordándole que ser tan cascarrabias sólo le hará llenarse la boca de bilis-

**Conteniendo un poco la risa, se encogió de hombros, restándole algo de importancia a aquello, imaginándose a sí misma como la dulce abuela que viera por última vez cuando aún la vida de los gemelos se gestaba en su vientre.

En un movimiento breve, pero igualmente plagado de una gracia casi felina, tomó una mora silvestre y la sumergió por un momento en el chocolate, para después morderla por la mitad y aún paladeando aquella mezcla peculiar, silenció cualquier probable argumento de Lucian con sus propios labios**
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Dom Nov 08, 2009 9:22 pm

Cada palabra que escuchó de Metztli, a modo de respuesta, fue como una dulce nota que componía su melodía favorita, creada por los mismos dioses para estimular su oído y proveerle de un gusto singular, un gusto sublime y mayúsculo del que difícilmente podría llegar a cansarse en la eterna vida que, esperaba, compartiría al lado de su Dama Luna.

Sin embargo, el rostro de enamoramiento que exhibió cambió con ligeresa al llegar al final de la suposición de Metztli. Frunció las cejas un poco y abrió la boca para reclamar, pero nada consiguió salir de su garganta, las ideas eran demasiadas y quería ordenarlas un poco con tal de no quedar como un torpe frente a la mujer que amaba y por la cual, sin duda alguna, daría su vida y alma de ser necesario.

-De....


Incapaz de continuar, rindió cada uno de sus sentidos y emociones a su amante, quien terminó por forzarle a guardar silencio de la manera más práctica en un feroz guerrero como él: un beso. La aferró entre sus potentes brazos con la fuerza de un humano común, cuidadosa y tiernamente. Sería su esclavo por el resto de las eras, su caballero andante y la espada que la protegería sin importar nada... y ahora lo podía expresar abiertamente... ya no le interesaban los Silent Walkers, los Blood Avengers... Metztli era el centro sobre el que giraba su realidad plagada de un color rosa que apenas era capaz de creer en su fría y calculadora mente.

Pasó unos dedos atrevidos por la base del cuello, acariciando los cabellos que tanto adoraba, sintiendo la textura de la piel cobriza perteneciente a su amada, bajando lentamente hasta la espalda media. Con lentitud, dibujó una sonrisa mientras continuaba fusionado con Metztli. Abrió los ojos y se retiró con el sabor de las frutas del cielo y los labios de gloriosos de su diosa aún latentes en su boca.

-¿Sigues creyendo que seré un anciano cascarrabias? ¿De verdad piensas que no puedo ser una persona alegre, comprensiva y divertida? Metztli Kwaiya, me decepcionas notablemente... esperaba más de ti-
una risa enigmática emanó de su garganta y una idea descabellada brotó con enorme fuerza hasta la superficie de su cabeza.

Impulsivamente, besó otra vez a su Dama Luna, como prefacio a las ocurrencias que se sucedían velozmente. Pensó como proceder acontinuación, regalando entre tanto un trozo de su alma a la dueña de su corazón. Finalmente, atrapándola entre sus brazos, giró sobre sí mismo y se arrojó al suelo, amortiguando la caída con su propio cuerpo. Comenzó a reir nuevamente, llevando el rostro de Metztli hasta su pecho, respirando con tranquilidad. El techo y el suelo de madera eran testigo de sus locuras, de sus demencias...

-Ya me veo, viejo, gruñón, malvado. Matando vampiros como el doctor Van Helsing en Drácula- comento con una sonrisa, contemplando la parte superior de la cabaña- Escupiendo maldiciones a diestra y siniestra, empuñando una espada porque no me dieron el cambio adecuado en el supermercado o porque a mi querida Metztli no la dejan estacionarse en la guardería de los niños- su voz se transformó en una carcajada y luego prosiguió, sin permitir que su Dama Luna hablara- Entonces me dirás que me comporte, oleré tu cabello- acercó la nariz, inhalando profundamente- y recordaré que las rosas no huelen tan hermoso, miraré tus ojos y veré paz que me transmitirás al instante, acariciaré tu rostro y sabré que pase lo que pase tendré una fantástica mujer que apaciguará a su Ángel de la Muerte.

El índice de su diestra recorrió la deliciosa faz de Metztli, la misma que siempre encerraría goce y misterio al milenario cambiaformas... al cascarrabias, gruñón y milenario cambiaformas pensó Lucian, mientras la naturaleza le obsequiaba uno de los momentos más felicies de su larga existencia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Dom Nov 08, 2009 10:07 pm

**Se vio prontamente silenciada con todas y cada una de las protestas que pretendía soltar en ese momento, aún cuando no se veía del todo dispuesta a llevarle la contraria, en realidad estaba sintiéndose increíblemente cómoda en aquella posición, recostada en el pecho de Lucian y estremeciéndose cada vez un poco más con cada contacto.

Era fuego lo que sentía deslizarse por cada una de sus terminales nerviosas; un tipo diferente de fuego que le resultaba placentero a pesar de resultarle tan poco familiar; levantó el rostro para encontrarse con la mirada de Lucian mientras le recorría el rostro con el índice y una sonrisa juguetona amenazaba con dejarse ver en sus labios. Llevó hasta los labios de él la otra mitad de frutilla bañada en chocolate, e intentando ganar ventaja, le provocó a probarla**

-En realidad no te veo viejo, por lo menos ahora no me lo pareces en lo más mínimo-

**Susurró a medias, deslizando una de sus manos por el costado de él, jugueteando con los dedos en su recorrido, para finalmente, volver aquella mano a su posición original con una caricia tan suave como el aleteo de una mariposa y volvió a acercar el rostro al de él, hasta hablar rozándole los labios**

-Pero si te digo como te veo justo ahora, vas a decir que es imposible que puedas lucir así; por eso, mejor te lo digo de una forma diferente...-

**Se mordió brevemente el labio inferior -una vez más inconscientemente-, antes de volver a besarle con breve profundidad, aprovechando para aferrarse a sus costados e impedirle de cierto modo, el movimiento de las piernas con las propias**

-Aunque si te encuentras curioso, Lucian Von Wednar, debo decir que te veo rebosante de vida... de juventud... de energía... y de esa tan particular belleza tuya, tan salvaje... tan natural como todo esto-

**Entre frase y frase fue besándole primero los labios, después la comisura, en otra más la base de la mandíbula, el cuello y finalmente, hablarle bajito al oído, para finalmente besarle una vez más en ese punto**

-Ya sé que vas a renegar de todo eso, pero tú preguntaste... así que ahora te aguantas-

**Mumuró a tono de juego, replegándose un poco más contra él, deleitándose en ese universo particular de las caricias, el contacto y el aroma especiado tan de bosque profundo que Lucian despedía en todo momento y que para ella, se había convertido en algo aún más adictivo que alguna droga dura.

Aspiró con profundidad, permitiéndose el lujo de una embriaguez placentera y distinta al sopor relajante que proporciona el alcohol en grandes cantidades. Negándose rotundamente a poner nuevamente distancia entre ellos, recorrió el rostro de su amante con la punta de la nariz, riendo un poco de sí misma, al no poder predecir las reacciones impetuosas de la otra mitad de su alma**

-Te amo... creo que nunca lo había dicho con todas sus letras, pero así es... tan simple como un T-E---A-M-O Lucian Von Wednar-

**Concluyó con satisfacción, para volver a hundir la nariz en el cuello de él, disfrutando de la -a su parecer- insuficiente cercanía**
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Dom Nov 08, 2009 10:50 pm

Incluso si le hubiese ordenado enviar su alma al diablo, Lucian habría sido incapaz de negarse ante la voz y la mirada tan hechizante de Metztli... tratándose de un tentador bocado bañado en una suculenta salsa de chocolate, las posibilidades se reducían hasta llegar a nulificarse. Se relamió los labios, en un gesto que ya casi había olvidado a través de las centurias, y sintió una sensación electrificante recorrer su cuerpo, provocándole un grado de éxtasis súbito que fue imposible dejar de sentir.

Cerró los ojos un momento y se rápidamente se vio presa de la curiosidad. Guardó absoluto silencio en paciente espera de la forma en que su amada Dama Luna le percibía. No se sorprendió... mucho al escucharla. Tenía la sospecha, por previas charlas de que sería así... pero jamás dejaba de asombrarle que, a pesar de verle como el duro hombre de hierro que podía llegar a ser, Metztli fuese aún capaz de admirar aquella parte tan oculta de sí mismo.

Abrió los ojos a la luz de la realidad otra vez, para asegurarse que no era otro cruento sueño. Disfrutó por completo de cada una de las caricias y palabras de Metztli, de cada forma de acercamiento que tenían ambos y de como el mundo se reducía a ella y nada más que a ella. Se aproximó a la parte derecha del cuello de su Dama Luna, para empezar a murmurar tan cercano como le fue posible, tan delicado como la experiencia le dictó.

-¿Pensarías que exagero si te digo que mi espíritu jamás estuvo más turbulento, más lleno de inquietud y deseo que cuando estoy a tu lado?-
preguntó ante las últimas y más significativas palabras que Metztli le dedicará en el breve tiempo de conocerse- Ahora, dame una razón para renegar de ti, dame un motivo para no creerte, dame una justificación para abandonar este instante místico... que yo te entregaré una razón para estar a tu lado, un motivo para confiar en ti, una justificación para dar a la eternidad un nuevo significaco y al paraíso una choza en nuestro corazón- respiró cerca de la cálida piel de Metztli, queriendo robar toda la esencia de la felicidad de su piel, pero considerando dejar algo para deleitarse por una longeva existencia.

Posó sus labios en la mejilla de su Dama Luna, se mantuvo ahí casi rindiendo un tributo a las entidades místicas que le permitían tan magnífico privilegio y luego besó su frente, despeino un poco sus cabellos y terminó en sus labios... hasta que otra inverosimilidad golpeo la puerta de su perdidamente enamorada cabeza.

-¿Alguna vez hemos bailado, mi bella dama?
- preguntó con la curiosidad rebosante en su voz y una reluciente sonrisa torpe y casi adolescente en su rostro de piedra y acero; en las facciones de un asesino y cazador ahora vuelto incondicional amante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Dom Nov 08, 2009 11:19 pm

-Pensaría que perdiste la cabeza al amar a alguien como yo... que tengo tan poco que ofrecerte, aunque no creo que pudiera encontrar una razón para abandonar este lugar y este momento; esperé demasiado tiempo a que llegaras, sería una total absurda si dijera que ya no te quiero cerca de mí o fuera de mi vida-

**Respondió con total sinceridad y sintiendo como su rostro iba enrojeciéndose un poco más con cada palabra, notando como un poderoso sentimiento ambivalente se apoderaba de sí misma: inseguridad y confort a la vez. Se preguntó por un instante cómo sería si él fuese quien no la quisiera dentro de su universo y un fuerte escalofrío le hizo estremecerse de pies a cabeza; negó levemente sacudiendo aquella idea, que le pareció abominable de tan sólo comenzar a concebirla.

Suspiró con profundidad y se tomó su tiempo antes de responder, escuchando en su cabeza retumbar como campanas las palabras de una canción que escuchara alguna vez en su niñez y que, sin embargo, los últimos cinco años de su vida había cobrado total sentido; por toda respuesta, sumergiéndose nuevamente en la profundidad del efluvio, la piel y el cabello de su Ángel de la Muerte, cantó a media voz**

-The heart may freeze or it can burn, the pain will ease if I can learn... there is no future, there is no past I live this moment as my last... there's only us, there's only this: forget regret, or life is yours to miss... no other road... no other way... no day but today-

**Incorporó a medias su torso, buscando suavemente esos labios que para ella tenían aún mejor sabor que el que se presumía tenía la ambrosía misma y deslizando sus manos con suavidad por aquellos costados, hasta posarlas sobre el pecho de Lucian.

Mirándole con cierta intensidad reflejada en el brillo de sus ojos castaños, sonrío con un leve aire inocente y continuó suavemente con su canción**

-There's only yes, only tonight... we must let go to know what's right... no other course... no other way... no day but today-

**Le rodeó con los brazos una vez más, y después recorrió los antebrazos hasta tomarle de las manos y acuclillándose, comenzó a levantarse, incorporándole a él al mismo tiempo y, una vez de pie, le echó los brazos al cuello, aún cantando y sosteniéndole aquella misma mirada de profunda intensidad con que se había perdido en los orbes esmeraldas de él**

-I trust my soul, my only goal is just to be; there's only now, there's only here, give in to love or live in fear... no other path... no other way... no day but today...-

**Concluyó finalmente, cantándole al oído, y suspirando profundamente, refugiada en la calidez de semejante cercanía, murmurando**

-Siempre hay una primera vez para todo, cielo-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Dom Nov 08, 2009 11:51 pm

No habría podido aguardar un acto semejante por parte de Metztli... quizás sí, pero en alguna dimensión paralela. Sucumbió sin remedio ante la melodía de su amada, cayó víctima de la voz angelical con que le dotaran los dioses, de la música y el poder que estaba ejerciendo sobre él. Dejó con gusto que le besara, que le recordara otra vez lo que la vida podía ofrecerle, lo que la gracias divina podía obsequiarle al Ángel Oscuro en que se transformara durante siglos.

Su rostro adquirió una expresión que rayaba en lo estúpido, prácticamente el líder firme y feroz había desaparecido; en su lugar, el rostro idiotizado e hipnotizado de Lucian miró a Metztli con tal matiz de adoración que cualquiera habría creído que la consideraba el ser supremo del cual hablaban muchas religiones en el mundo.

Alguna especie de música sonó en su mente para acompañar las palabras armónicas de su Dama Luna, mientras una sonrisa, tan boba quizás como la de ella momentos atrás, completaba el cuadro de un tirano vuelto jovensuelo enamorado hasta el límite. Se movió como ella le indicó, siendo su marioneta por un rato, disfrutando, embelesado en poder escuchar con infinita alegría y atención la canción de Metztli inhundar el escenario tan hermoso que les rodeaba.

Cada una de las frases, cada una de las palabras, le evocaba momentos pasados al lado de Metztli a lo largo de su caminar. Era como si, de pronto, descubriese una melodía escrita para ambos y ver una cinta de su secreta historia de amor. Se sintió nervioso por un instante, pero decidido a viajar al cielo tal como le sugerían.

Esboso una sonrisa una vez hubo todo terminado y tomó la resolución de no quedarse atrás. No tardó mucho en pintar una escena que tanto le fascinaba. Respiró cerca del rostro de Metztli y, embriagado de su aroma a Edén, comenzó, tan bien como su inexperiencia le permitía...

-Then say you'll share with me one love, one lifetime... lead me and save me from my solitude...- tomó el rostro de su Dama Luna entre sus manos y recargó la punta de su nariz en la de ella, teniéndola tan cerca como deseaba- Say you need me with you here, beside you . . . anywhere you go, let me go too... Metztli... that's all I ask of you- besó los tentadores labios de su amada que de por sí centelleaban con un delicioso brillo, irresistible hasta para su maligna alma- Say you'll share with me one love, one lifetime . . . say the word and I will follow you . . .

La tomó de una mano, para conducirla hasta una ventana, a admirar las estrellas que acompañaban a la Luna llena en el cielo, con un resplandor bello y acorde a la ocasión. Los árboles parecían querer estirarse para rozar un trozo de la lámpara nocturna y el agua reflejaba como un perfecto espejo la imagen de la Luna en él. Posó sus brazos alrededor de la cintura de Metztli y prosiguió en un susurro dulce:

-Share each day with me, each night, each morning . . . Anywhere you go let me go too . . .Love me that's all I ask of you . .
- finalizó bajando la voz hasta convertirla en un simple pensamiento reflejado en la forma en que sus ojos esmeralda adulaban a su Dama Luna con el amor fluyendo como un caudaloso río en ellos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Lun Nov 09, 2009 12:22 am

**Sólo atinó a reclinar el rostro hacia atrás, en el hombro de Lucian, respirando cadenciosamente y cerrando los ojos a tan significativos sonidos, saboreándose aún los restos de ese trocito de cielo que él le había regalado en un beso.

Por un breve instante recordó la primera vez que se encontró con Lestat y lo largo de las noches que había soñado con esa sonrisa burlona y torcida; después el rostro infantil de Dámiaso, sumergiéndose abrazado a ella en el suave ir y venir de las olas de First Beach; finalmente, los ojos gritones de Héctor, esa forma en que le sonreía con sólo mirarla y los hoyuelos de sus mejillas, que Adam había tenido a bien heredar... aquellas imágenes de pronto le significaron tan poco mientras escuchaba la voz aterciopelada como ronroneo de gato de Lucian, mientras el brillo de sus ojos esmeraldas disipaba toda niebla del pasado**

-Sería tan fácil mandar el mundo al diablo estando así...-

**Pensó, sin darse cuenta, en voz alta, dibujando una sonrisa boba en sus labios, el tipo de sonrisa que ni durante la adolescencia se había permitido el lujo de conocer; de pronto se sintió como la princesa del cuento de hadas, que finalmente, había sido rescatada por el valeroso príncipe que se había abierto paso entre fuego y espinas para liberarla de su prisión y hacerla feliz por siempre jamás.

Rió por lo bajo ante esa idea, y el cómo podía predecir una sonora carcajada de su compañero, que seguramente secundaría ella misma al notar lo tonto de aquella comparación. Sin embargo, sabía que ese era su paraíso personal, que daba igual estar debajo de un puente, que en las frías habitaciones de Natchburg, o en aquella improvisada cabaña que había ido restaurando con ideas poco apropiadas para una señorita bien criada**

-Dime qué hice para merecer que me quieras tanto... y qué tengo que hacer para que no te vayas, para darme ese pequeño gran lujo de ver brillar tus ojos frente a los míos cada amanecer-

**Inquirió con una serenidad que terminó por sorprenderla, tuvo que reconocer para sí misma que él provocaba reacciones inesperadas en ella, reacciones que desconocía de ella misma y que iba descubriendo poco a poco y cada vez de mejor grado, porque todo eso le pertenecía sólo a él, a la felicidad que estaba dándole.

Fue girando hasta quedar reclinada de costado en él, ajustando suavemente su respiración a la de él y jugueteando nuevamente, con dedos nerviosos que dibujaban patrones sobre la tela de la camisa que le cubría el pecho**

-Porque creo que no hay mejor lugar en el mundo que en el que nos encontramos ahora, y que no hay un momento más perfecto que este que vivimos, bajo la luna y las estrellas...-

**"... mientras intento conseguir que no quieras marcharte, de que tomes lo que por derecho te corresponde" pensó para sus adentros, conteniendo un suspiro más que amenazaba con delatar lo mucho que deseaba grabar cada textura suya en su tacto.

Incorporó a medias la cabeza, mirándole de lado, admirando su perfil y sintiéndose la más afortunada de las mujeres, por haber encontrado lo que muchas no logran encontrar en toda una vida: un compañero amante, amigo y cómplice para toda la eternidad**
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Lun Nov 09, 2009 10:18 pm

Mil años... una pequeña eternidad... decenas de vidas enteras... ese el lapso que transcurriese entre la última vez en que, remotamente, el ancestral cambiaformas se sintiera cerca de una felicidad tan completa como la que vivía. Ahora que lo experimentaba, jamás con Sonja había ido al cielo y regresado con semejante facilidad como la que Metztli le proporcionaba.

Las palabras de su Dama Luna le arrancaron una risa de buena gana. Además, la idea de correr el manto de secretos que le impedía estar con ella tanto como deseaba vio la luz por primera ocasión en un larguísimo periodo. Inhaló profundamente, ebrio de lo maravilloso que era el aroma predominante en la cabaña y de como no sentía el menor deseo de cesar de percibirle.

A continuación escuchó algo que le ocasionó estremecerse hasta cada centímetro de su cuerpo. El pequeño discurso de su adorada Metztli le hizo sentirse más amado que nunca, le hizo sonreir, reir y negar con la cabeza. Le dio un beso en la mejilla derecha, acarició sus manos y luego siguió poniendo atención a lo que ella tuviese que decirle, que dedicarle.

Miró las más hermosas avellanas en su longevo andar por la Tierra, recibiéndolas con gozo y dulzura. La trajó un poco más hacia él, pasando sus manos por el delicado y fiero cuerpo de su Dama Luna. Las palabras salieron con extrema facilidad, impulsadas por el corazón, la mente y el alma:

-Salvaste mi alma de las garras del infierno de la soledad y el abismo del odio en que moraba... Rescataste mi humanidad y me devolviste la vida. Si ello te parece poco, también puedo decirte que tienes unos ojos hermosos que me hechizaron, una hermosa sonrisa que me llena de paz y alegría, una voz melodiosa que apacigua mi alma...-
sintió, por primera vez en muchas jornadas, un rubor apenas visible, recorrer su rostro por una razón que se negaba a indagar- Si aún no te basta, añadiré que cuando nos conocimos no sabía como enfrentar a tan insoportable mujer... ahora no sé como enfrentaría lo insoportable de estar lejos de tan sinigual doncella...-echó una mirada al cielo, a los astros morando en él, a la ventana de transparente cristal que no les privaba del cuadro más allá de las paredes de la cabaña- Y si todavía quieres otro motivo... basta decir que has ganado mi corazón con tu determinación y fiereza, con tu dulzura y dedicación... con tus besos y tus caricias... ¿Por qué no puedes aceptar el hecho y me haces elaborar respuestas que al final podría recitar por años enteros?

Cambió su recitación por un breve silencio. La amaba, nada tenía más seguro que ello en ese preciso instante. Le pertenecia, cada uno de sus sentidos y su ser se lo revelaban a cada instante que transcurría. Sacó fuerzas de sus pensamientos y prosiguió.

-Quizás ya va siendo momento de compartir con el mundo nuestra felicidad, ¿no crees?-
preguntó casi al viento, aunque sabía que Metztli le escucharía sin dificultades.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 30
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   Mar Nov 10, 2009 11:50 pm

**Sonrió radiante y con expresión casi de satisfacción, ella no solía tener secretos para con su familia y estaba segura de que cada uno de ellos había podido ver cómo el brillo de la esperanza y la felicidad volvían a reflejarse en su mirada, por lo menos aquellos que la habían visto antes de partir a Bratislava lo tenían por seguro por la forma en que había sonreído durante aquel breve encuentro con cuatro de sus hermanos de manada.

Extendió los brazos, rodeándole con ellos por la cintura y aferrándose a él con emoción palpable que remataba en una mirada serena y la sonrisa casi complacida que seguía neciamente tatuada en sus labios**

-Los míos lo saben... no de hecho, pero lo han visto... soy demasiado transparente-

**Besó la comisura de aquellos labios que quedaba a su alcance y recuperó la postura anterior, reclinada en el hombro de su Ángel, para después suspirar como adolescente perdida en el esplendor del llamado primer amor.

Rió bajito de pura alegría y abrazándose aún más a él, murmuró con tono aterciopelado y de cierto modo provocador**

-Si tu crees que el mundo está listo para saber que nos tomó más de una vida encontrarnos, un poco de tiempo reconocernos y tan sólo un instante para saber que nos amamos y queremos estar juntos... entonces yo estoy lista para lo que sea, si voy de tu mano por ese camino-

**Volvió a acomodarse para poder mirarle de frente y perderse una vez más en esos ojos verdes de brillo extraordinario, mientras el arrullo suave del caudaloso río iba envolviendo la atmósfera desde fuera de la casa, tras la tarde-noche de tormenta**

-A últimas fechas me importa tan poco lo que puedan pensar alrededor, nunca antes me había sentido tan dichosa y tan plena como ahora y las dos únicas personas con derecho de opinión al respecto, sonríen cada vez que te llaman papá-

**Se irguió cuanto pudo sobre la punta de sus pies, para estar un tanto a la altura de él y poder emparejar nuevamente sus frentes, y rozarle la nariz con la punta de la suya.

Zafó los brazos de los costados para pasarlos nuevamente por sus hombros y poder concluir con la marea de ideas que había estado reprimiendo durante todo el tiempo que habían estado juntos en esa tarde, desde su encuentro en el bosque, hasta el preciso instante en que se encontraban**

-Y si he de ser totalmente honesta contigo, Lucian, esta noche no vas a dormir en el castillo... me importa tan poco lo que puedan decir de tu ausencia o de la mía; los niños están seguros y bien cuidados, así que esto es sólo nuestro-

**Afirmó con determinación y tras asentir brevemente, volvió a besarlo, esta vez, tan largo como pudo permitírselo sin separarse de aquella proximidad que saboreaba con deleite**
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: . . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .   

Volver arriba Ir abajo
 
. . : : Opening Doors, Windows and even Souls (Lucian) : : . .
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: La Push :: Bosque :: Río Quillayute-
Cambiar a: