La hora de la venganza de acerca, y tristemente el mundo se tiñe de gris, trayendo consigo un delicioso aroma para los que los días y las noches se hacen eternas. El mismo gris de los cielos de Forks y el rojo que mancha sus tierras.
 
ÍndiceRising SunCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Auf Wiedersehen, Nachtburg

Ir abajo 
AutorMensaje
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Auf Wiedersehen, Nachtburg   Sáb Ago 29, 2009 10:29 pm

Los minutos, las horas, los días y las semanas pasaron tan rápido como una suave brisa al anochecer. En mil años, jamás tuvo algo remotamente cercano a unas vacaciones, no hasta aquella temporada al lado de la mujer que adoraba y sus dos pequeños luceros, viajando por las regiones cercanas al castillo de la noche y los Cárpatos eslovacos.

El invierno comenzaba a ceder lentamente, las primeras flores crecían tímidamente con ayuda de los rayos del sol que, perezosamente, se colaban por el oscuro cielo de las montañas. La fauna, adaptada a inmisericordes condiciones climáticas a lo largo del tiempo, merodeaba por las inmediaciones a la fortaleza, cautelosamente.

Decenas de cambiaformas iban y veían por todas partes, algunos haciendo de guardias y otros sencillamente ejercitando sus cuerpos o dirigiéndose al comedor. Ese día retornarían, él y su familia, al continente americano. Sentía una extraña sensación al saber que abandonaría, de nuevo, esa edificación que contruyera con apoyo de sus hermanos.

Estaba consciente, además, que su vida sería completamente diferente de ahora en adelante, que aprendería a caminar por una senda ignorada por un guerrero como él, por un hombre forjado en el calor de la batalla y la dificultad de lo adverso. Con ello en mente, tomó la desición de cambiar un poco su apariencia, dejar atrás parte de sí, permitirse reinventarse.

Se miró a través del espejo, con nitidez sobrenatural, pasando una mano por su rostro de piedra, por sus facciones toscas. Sujetó la navaja de afeitar y dio inicio a la transformación, dejando escapar una fracción del pasado que tanto dolor y miseria le ocasionara a lo largo de los siglos.

Abandonó su habitación, dando pasos tan firmes como siempre, con una mirada gélida y expresión parcialmente inhumana, semejantes a la primera ocasión que se encontrara con Metztli en el cementerio. Más de uno le miró con increidulidad a su líder. Las nubes cedieron paso a la luz que iluminó directamente al Alpha de los Blood Avengers, provocando algunos ligeros brillos en su finísimo traje oscuro. Los zapatos de charol se veían impecables, al igual que su rostro, pulcro después de inmemorable tiempo.

Las escaleras blanquecinas, grisáceas en algunos puntos, de su morada le confirieron un aire más formal a Lucian, quien bajó por ellas con una sonrisa medio cínica. El helicóptero de la manada se encontraba dispuesto en el patio central, a donde prácticamente todo el personal de Nachtburg se concentró con el fin de atestiguar la partida de su líder.

-Destesto el público- murmuró con fastidio el ancestral cambiaformas, modificando su gesto por uno más enojada y pétreo al instante. Cruzó los brazos sobre su pecho, esperando el arribo de su Dama Luna, quien llevaría a sus dos hijos para retornar a Estados Unidos... esperando la reacción de los tres al verle... ligeramente distinto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 29
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Auf Wiedersehen, Nachtburg   Dom Ago 30, 2009 12:17 am

**Había terminado de empacar todas las cosas en las pequeñas maletas que le habían acompañado en su travesía al otro lado del mundo; corrió el cierre de la segunda y miró con ligera nostalgia aquellas frías paredes que habían sido su cobijo y, en cierto modo, su hogar durante varios meses, que aún no alcanzaba a comprender del todo cómo y en qué momento habían transcurrido sin que siquiera lo notara "el tiempo corre más rápido cuando se es feliz" escuchó resonar en su cabeza las palabras sabias de su padre, que solía decir aquello cada vez que volvían de vacaciones ella, él y su madre; un suspiro contenido escapó de entre sus labios.

En el suelo jugaban los gemelos, que aún veían con curiosidad las piezas plateadas que pendían de sus cuellos todavía redondeados con las formas suaves de la primera infancia: seguían creciendo, aunque para ella, siempre fueran el par de pequeños bultitos rosados que había sostenido aquella noche de tormenta en Washington, cuando vieron su primera luna.**

-Y esto es todo... caballero, señorita, es hora de volver a casa-

**Las miradas curiosas de sus hijos le observaron con fijeza, y comprendiendo rápidamente las palabras de su madre, le tendieron los brazos al mismo tiempo. Presurosa, levantó a ambos pequeños del suelo, uno en cada brazo, mientras Trix, el mismo que le había llevado hasta Bianca a su llegada, le escoltó, ayudando con las maletas, no sin proferir más de una blasfemia por tener que fungir como botones, cuando su labor era mucho más importante en aquella fortaleza.

Caminó con la altivez y el porte elegante que su tribu le conferían, sosteniendo a sus cachorros que, con expresiones indescifrables miraban a su alrededor, como intentando recordar cada detalle de aquel lugar, que durante meses fuese su hogar. Llegaron hasta la explanada ahora tan conocida, en que el helicóptero esperaba, con una alta figura de cabellos azabache les esperaba con gesto adusto al pie de la nave; fue difícil reprimir la sorpresa en su semblante al ver el cambio que había dado Lucian, parecía elegante y distinguido, con una sobriedad avasalladora que aún así, guardaba bastante de la fiereza conferida por siglos y siglos de interminables batallas.

Avanzó hasta él, aún conservando la estudiadísima expresión de calma que ahora reflejaba su faz, mientras Adam miraba a su padre con una ceja arqueada y Wendy reía sonoramente, con esa risa cristalina y suave como de campanas de viento con que ríen los inocentes y despreocupados. Detuvo su paso hasta quedar a su lado y con una media sonrisa suavemente delineada en los labios, susurró sólo para él**

-Decir que luces estupendo sería un eufemismo... aunque seguiría amándote si tuvieras tres ojos y dedos palmeados-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Auf Wiedersehen, Nachtburg   Lun Ago 31, 2009 11:47 pm

El frío matinal fue incapaz de afectar significativamente al líder de los Blood Avengers. Se mantuvo de pie, junto al aparato volador, desde el punto en el cual podía divisar casi la totalidad de su castillo, de ese sitio que extrañaría una vez volviera a dejarle atrás, en la niebla de los Cárpatos. Durante una larga temporada no podría oler la peculiar mezcla de esencias alemanas, turcas, australianas, británicas, finlandesas, israelíes, y de tantas nacionalidades a las que sus soldados pertenecían; ya no podría disfrutar del silencio nocturno que le ofrecían las murallas de Nachtburg...

Despejó su mente, se forzó a retirar la nostalgia, oculta tras una máscara inexpresiva, al ver a su amada Metztli aparecer por el horizonte, cargando a Wendy y Adam. Se preguntó cuánto le odiaría Trix después de, por segunda ocasión, enviarle a una misión como sirviente y no como el asesino que solía ser. En cualquier caso, probablemente, Trix y el resto del ejército continuaría peleando bajo una bandera... pero con un guía distinto...

Algunos cabellos cubrieron su rostro durante un breve lapso, ocultando el centelleo de sus ojos esmeralda que transmitían felicidad por volver a encontrarse con su familia. Contuvo los deseos por salir a su encuentro y besarle tanto a ella como a sus hijos, mantuvo firme su postura y posó las manos a la altura de la cintura esta vez. Los rotores se activaron para anunciar la próxima partida.

Con la mirada al frente, sus objetivos parcialmente claros y un prometedor futuro a la vuelta de la esquina, las palabras de su Dama Luna desarmaron todas las defensas que él pudise haber levantado para evitar mostrarse expresivo. Suavizó el gesto un tanto mientras giraba sólo lo necesario para poder contemplarla en su esplendor, en aquella mística mañana que le confería un aire por demás hermoso a Metztli.

-Entonces no te molestará verme más a menudo como un caballero y no como un bárbaro-
comentó con un tono por demás galante, empleado por primera ocasión en centurias.

Levantó el rostro ligeramente, para dirigirse, con la mirada, a Raze. Su mano derecha avanzó velozmente hasta quedar a un lado. Respiró hondo para, a continuación, darle las últimas instrucciones de cómo comandar a sus legiones hasta su venida... quizás, en varios años. Le agradeció, con palabras en húngaro, y fue a reunirse con sus hijos y, quien representaba, su compañera por el tiempo que le fuese posible.

-Vámonos, piloto-
ordenó con determinación, recargando su cuerpo sobre el respaldo del asiento frente a Metztli, Wendy y Adam. Cerró los ojos un instante, pensando en cuantas cosas le deparaba el destino, dispuesto a pasar un feliz trayecto de vuelta a casa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 29
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Auf Wiedersehen, Nachtburg   Jue Sep 03, 2009 8:09 pm

**La luz blanca y brillante de la última nevada invadió sus sentidos una vez que había abordado el helicóptero, sintió como la emoción le oprimía levemente el pecho cuando, a su modo, decía adiós a todo aquello que le había significado una nueva aventura por vivir... que ahora se había convertido en el comienzo de un camino diferente.

Fijó la mirada en Lucian, su compañero, que junto con ella emprendía una aventura diferente, una que definitivamente le ayudaría a compensar todo el tiempo de desazón y obscuridad en que él había optado por sumergirse tras perder a Sonja; una nueva aventura que iba encaminándole a recobrar al hombre dentro de él: ese que podía ser una guía y un modelo a seguir, en una forma absolutamente diferente de lo que había sido hasta ese entonces.

El tacto suave de la mano de su hijo la hizo volver de su abstracción, ambos niños le sonrieron cálidamente cuando les dedicó aquella mirada dulce y cargada de satisfacción. Acomodó a los pequeños, sujetándolos con un cinturón, a lo cuál ambos protestaron; el momento de la partida estaba cada vez más cerca y debía estar lista para cuando Él diera la orden finalmente.

Llegado el momento, le vio abordar el helicóptero, mirando con una expresión enigmática hacia sus hombres y después hacia ella; sin detenerse a pensarlo, mientras sentía como la nave comenzaba a ponerse en movimiento, tomó una de las manos de él entre las suyas y centró la mirada en aquellos verdes orbes que la fascinaban y que habían vuelto a abrirse frente a ella con este simple contacto de la piel de ambos**

-Bárbaro o caballero, me da exactamente lo mismo... porque a ambos rostros les amo por igual-

**Casi en cámara lenta, pudo ver cómo aquel paisaje de los cárpatos y el castillo iban reduciéndose hasta perderse en el horizonte, por última vez, miró todo aquello con cierto aire de añoranza, quizá parecería ridículo si lo expresara en voz alta, pero consideraba a Natchburg un segundo hogar**

-¿Ahora qué sigue Lucian?-

**Preguntó con voz suave, sabiendo que él la escucharía y que podría entender el verdadero sentido de su cuestionamiento; a su lado, los gemelos comenzaban a dormitar como efecto del movimiento**
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Auf Wiedersehen, Nachtburg   Dom Sep 06, 2009 8:54 pm

El helicóptero empezó a desplazarse por el aire, alejándose cada vez más de la, hasta ese día, inexpugnable fortaleza de Lucian. No miró en dirección a la enorme estructura en ocasión alguna, siguiendo sus costumbres de abandonar el pasado para confrontar el destino de la mejor manera posible... costumbre que siempre efectuaba salvo por una única ocasión que le condujese a través de los siglos como el implacable cazador de No-Muertos, el líder de los Blood Avengers.

En cuanto sintió la tersa piel de Metztli sujetar su diestra, dirigió sus ojos hasta encontrarse con las las esferas de color avellana que le miraban con admiración tal que le provocó una afable sonrisa. Respiró hondo, tanto como le fue posible para llenar sus pulmones de la esencia de su amante y la de sus pequeños hijos.

Creía estar completo, creía que finalmente estaba listo para vivir una eternidad de alegría, estaba listo para borrar la amargura y el odio, esos dos siniestros motivos poseedores de la fuerza necesaria para mantenerle vivo durante mil años. Saboreo la felicidad en sus labios, se deleito al saberse prácticamente del yugo de los fantasmas de otras eras, de su espíritu de venganza que ahora flotaba en paz hacia el firmamento, a reunirse con Sonja.

Pasó su el dorso de la mano libre por una de las suaves mejillas de su Dama Luna, generando que sus vellos se erizaran por la sublime sensación de rozar con cuidado a la mujer por la cual latía su corazón con enfermiza velocidad. Tenía una única respuesta en su cabeza, una respuesta que le parecía tan agradable como misteriosa, atractiva y divertida podía considerarse.

-Metztli, ahora lo que espero que siga...

Se detuvo abruptamente, la vista se le nubló para dar paso a un extraño mareo, semejante a perder sangre excesiva. Comenzó a experimentar la falta de oxígeno, llevando tres dedos a su garganta. Tosió un par de ocasiones para finalmente quedar inconsciente... cuando despertó, vio como la noche gobernaba el firmamento, no se encontraba en el helicóptero y las estrellas no brillaban por ninguna parte.

Buscó de inmediato a Metztli, Wendy y Adam pero no había señal alguna de los tres. En cambio, una oscura silueta de varios metros de alto, con unos ojos rojos como rubíes en llamas, monstruosas fauces y aliento de hielo salía detrás de un par de colosales torres. Rugió tan fuerte que Lucian debió cubrirse para evitar que le arrancara la cabeza con tan macabro sonido. Un análisis más frío, segundos después, le hizo creer que era una especie de dragón al cual encaraba.

Al poco tiempo, a su espalda, una figura le ocasionó perder el habla. Fue extramadamente familiar para él: un lobo cubierto por las sombras, sus orbes exhibían un intimidante color verde y el hocico estaba abierto en su totalidad, desafiando al dragón. Aulló preparándose para la guerra, en un tono reconoció al instante. De un antinatural salto voló por encima de Lucian y buscó el cuello de la bestia detrás de él.

Fue como si una energía extraña jalará de él para retornarlo a la realidad. Jadeante, consiguió darse cuenta de que, nuevamente, los rotores del helicóptero sonaban con el mismo ritmo de antes. Posó la mirada en el suelo de metal, buscando reponerse de su terrorífica visión, intrigado por saber el significado de tan extraño suceso... preocupado... intranquilo otra vez.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 29
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Auf Wiedersehen, Nachtburg   Dom Sep 06, 2009 10:47 pm

**Se estremeció al contacto en su rostro y cerró momentáneamente los ojos, disfrutando de la sensación de sentir aquella mano experimentada recorrer su rostro; una vez más, una corriente eléctrica recorrió su espina de una forma por demás agradable y sonrió levemente, tratando de crear con su mente una escena de mayor proximidad en la que no encajaban un helicóptero, un piloto y un par de gemelos somnolientos que viajaban a su costado.

Abrió los ojos nuevamente, desechando aquel pensamiento y recobrando compostura para poder escuchar con calma las palabras de Lucian; se encontraba tan profundamente abstraída en su expectación, que no advirtió el cambio abrupto en la atmósfera de aquel reducido espacio. Observó con horror como él perdía el sentido, dejándola impotente frente a sus ojos, no pudo hacer más que saltar hacia donde él se encontraba, y buscar sostener su peso para evitar que se golpeara la cabeza con la dura y fría superficie de metal**

-Estúpida y mil veces más estúpida-

**Repitió en voz baja, reprimiéndose a sí misma por no haber advertido el cambio que ahora era tan evidente y dejaba en su nariz un aroma que la hacía sentirse confundida; sabía de antemano que Lucian no tenía habilidad alguna fuera del tezón y sus implacables puños, que tantos caminos habían despejado a su paso**

-Regresa Lucian... por favor regresa-

**Suplicó con la voz reducida apenas a un susurro, incapaz de contener las lágrimas que habían comenzado a escapar de sus ojos, le dolía cada vez que parecía que iba a perderle, aún más, con el conocimiento de que tuvo que girar varias veces el universo a su alrededor hasta que él llegara a ponerle en orden; acarició su cabeza y le alisó los cabellos, viéndole tan indefenso como a sus gemelos, que aún dormían un sueño tranquilo en los pequeños asientos colocados especialmente para ellos.

Finalmente, sintió algo de movimiento, él estaba regresando y parecía estar más pálido que de costumbre; ella siguió moviendo sus manos a lo largo de aquel cabello obscuro y de su frente que aún estaba perlada de sudor; él parecía confuso y miraba hacia el suelo y durante un momento, esperó en total silencio, dando pie a una palabra suya, hasta que sus pensamientos rompieron aquel tenso espacio cargado del sonido de los rotores y el vuelo**

-¿Qué pasa cielo... qué fue lo que viste?-


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Auf Wiedersehen, Nachtburg   Lun Sep 07, 2009 1:05 am

Todavía creía que veía aquellas confusas figuras ante él, todavía imaginaba que sentía sobre su piel el congelante viento proveniente de ese terrible dragón, todavía divisaba sus ojos como las llamas del infierno y aún sospechaba encontrarse en ese raro sueño. Parpadeó varias veces, confundido pese a ser capaz de percibir la tranquilidad del aparato volador. Quería olvidar todo, pero su instinto le decía que aquello era una rarísima señal, una señal que debería interpretar de un modo u otro... lo más pronto posible o pagar las consecuencias.

Finalmente, pudo escuchar de nuevo la voz de Metztli hablarle, lo cual le hizo saber de manera tajante que su realidad volvía a ser suya. Tomó unos instantes antes de pronunciar palabra alguna pues no deseaba alterar a su amada por un asunto del cual desconocía su naturaleza. Se incorporó como pudo y besó la frente de su Dama Luna un par de ocasiones, esperando que eso la relajase lo suficiente para atender a sus palabras con imparcialidad.

-No estoy seguro de lo que ví-
dijo serenamente, tratando de ocultar la miriada de ideas circulando como un poderoso torrente en su cabeza. - Pero dudo mucho que un gigantesco dragón de cuento de hadas y un lobo asesino supongan algo realmente terrible, al menos algo contra lo que no pueda combatir y vencer.

Con una mano, limpió el sendero recorrido por algunas lágrimas en el bellísimo rostro de Metztli. Odiaba causarle dolor, verla triste, pero esa ocasión, ni su voluntad de hierro había podido evitarlo. Pensó en alguna forma para liberar la tensión del ambiente, aquella creada por súbito desmayo. Finalmente, sonrió con tanta alegría como al momento del despegue y prosiguió con absoluta naturalidad, simulando que nada había pasado.

-Estoy contigo, aquí, no tienes nada de que preocuparte. No planeo dejarte ni a tí ni a los niños en mucho tiempo... a menos que lo pidan amablemente, claro está.- bromeó con mayor humor, rogando porque ello fuera suficiente para distraer la atención de la perturbadora escena que seguía reproduciéndose en su mente con nitidez absoluta, forzándole a crear un universo de conjeturas que tendría que ordenar a la primera oportunidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Metztli Kwaiya
Ruler of all that is Evil
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1059
Edad : 29
Localización : Where streets have no name...
Reputación : 7
Puntos de Experiencia : 731
Fecha de inscripción : 14/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Soul Guardians
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Auf Wiedersehen, Nachtburg   Jue Sep 10, 2009 8:38 pm

**"Todo está bien, no pasa nada ¿ha llegado mucha gente? es como... esa película de Runaway Bride, quizá me de por salir corriendo y dejarlo esperando, tanto como me hace esperar él a mí"; por alguna razón extraña, aquella escena se repitió en su cabeza con total nitidez, el vestido blanco, las flores con su aroma dominando la atmósfera en los riscos bajos de LaPush, esa tienda en que daba vueltas nerviosamente, estrujando un pañuelo desechable y la forma en que había dicho aquella broma a Dania, después un puñetazo juguetón en el hombro de Kurt "aunque quizá no salga corriendo, quizá cambie de novio ¿quieres casarte conmigo Husky?"; un escalofrío le recorrió la espina, uno de esos escalofríos que sólo pueden hablar de un mal augurio: algo se estaba escapando de su alcance y observación, y le molestaba en demasía no poder dar con lo que era.

Ladeó el rostro para poder mirar mejor los ojos verdes que le hechizaban, esta vez sin buscar el extraño brillo que tenían cada vez que sus miradas se encontraban, sino tratando de encontrar un pequeño reflejo de la verdadera emoción detrás del intento de tranquilizarla que, dicho sea de paso, no logró su objetivo ni por asomo. Era exactamente la misma sensación, aquello que se percibe cuando hay algo que no cuadra, cuando parece que se ha olvidado de algo importante.**

-Nos ocuparemos de que así sea... te queremos con nosotros, así que si pensabas que íbamos a echarte, Lucian... estás con los cambiaformas equivocados-

**Sonrió con cierto aire de picardía, la única forma real en que había aprendido a disfrazar las cosas que estaban robándole más de la concentración usualmente requerida: así por lo menos podía ganar tiempo para armar de vuelta aquel enigma sin sentido.

Le echó los brazos por el cuello, acunando el rostro en el hueco entre el cuello y al hombro de Lucian, tranquila por saber que si en algún momento la frustración de la duda se asomaba en su rostro, él sería incapaz de percibirlo, por lo menos en ese ángulo era prácticamente imposible**

-Sólo espero que no sigas asustándome de ese modo... si no ¿qué harán tus hijos sin su madre?-

**Habló con un tono dramáticamente fingido, a grado tal que una leve risa le ganó por un momento y después, a tono de vuelta a la broma, le oprimió el costado con un par de dedos.**
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Auf Wiedersehen, Nachtburg   Jue Sep 10, 2009 10:30 pm

Se percató de la forma en que su Dama Luna trataba de taladrar el flujo de pensamientos que se sucedían tan veloces como el rayo en lo profundo de su mente; sus ojos color avellana exhibieron la curiosidad característica que tanto le agradaba de ella y terminó por suavizar aún más el gesto, dibujando una sonrisa natural en su totalidad. Sin embargo, le pareció poco habitual que Metztli se mantuviera conforme con sus palabras... al menos tan rápidamente. Había aguardado alguna réplica, algo distinto, pero no esa abrumadora conformidad después de la manera en que le viese tan sólo segundos atrás.... un reclamo le habría bastado para sentirse más tranquilo....

Entendió, o eso creyó gracias a sus experiencias acumuladas a lo largo de los siglos, que ambos jugaban de igual manera: guardarían para ellos los motivos que inquietaban su espíritu, intentando así volar hasta América en la mayor calma posible. No se opondría, puesto que carecía de los ánimos para atormentarse, y atormentar a Metztli, con una simple (quizás carente de sentido) visión cuyo significado le resultaba desconocido.

Comenzó a acariciar sus largos cabellos, mucho más que los suyos, una vez la tuvo entre sus brazos. Amaba esos instantes de cercanía, instantes que, incluso de desearlo, no tendría manera de olvidar durante el resto de los tiempos. Pensó en cuanto le habría gustado pasear por cada una de las montañas que conformaban los Cárpatos en compañía de su Dama Luna y en el poco tiempo de su estancia en Nachtburg. Respiró hondo para dejar atrás sus deseos que, presentía, se llevarían a cabo en el futuro.

Río poco después al escuchar de nuevo la dulce voz de Metztli, aunque en esta ocasión con un tono completamente nuevo para él. Antes de poder decir algo, sintió como, por primera vez en más de 900 años, experimentaba esa rarísima sensación denominada cosquillas. Reprimió las ganas de soltar una carcajada, consciente de que los gemelos dormitaban plácidamente, y habló en un susurro, llevando sus manos hasta las muñecas de su Dama Luna.

-¡Oh, vamos! ¿Sólo te preocupas por ellos?- preguntó con una fulgurante sonrisa en el pétreo rostro- Ya no puedo imaginar una vida...o una eternidad sin ti... no creo poder existir mil años en soledad de nuevo- añadió tan dulcemente como su torpeza le permitió, como esa recién recobrada humanidad le dejase expresarse; con una particular mezcla de amante y militar, de adulador e historiador- Y ahora que lo medito, talvez debería descansar un poco mientras volamos de vuelta a casa, porque una vez de regreso, tengo el extraño presentimiento de que una montaña de trabajo estará esperando por mí- concluyó besando la frente de Metztli con lentitud, empleando una excusa lo más convincente posible para analizar sus visiones...- Por cierto, justo ahí tengo cosquillas- añadió suavemente, considerando al mismo tiempo la idea de visitar a su hijo en cuanto tuviese la oportunidad; algo le decía que Seprov tendría un par de respuestas que esclarecerían el misterio detrás de aquellas molestas imágenes en su mente.

Por la ventana, la densa niebla alcanzaba a cubrir la zona inferior de las montañas, aún alfombradas de blanco a causa de la nieve. Los rotores se movían rítmicamente haciendo que el helicóptero recorriera el cielo matutino, enmarcado por un sol naranjado y el aroma de la tranqulidad flotando en el ambiente... el mismo aroma que precede a una fiera tormenta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Auf Wiedersehen, Nachtburg   

Volver arriba Ir abajo
 
Auf Wiedersehen, Nachtburg
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Alrededor del Mundo :: Eslovaquia-
Cambiar a: