La hora de la venganza de acerca, y tristemente el mundo se tiñe de gris, trayendo consigo un delicioso aroma para los que los días y las noches se hacen eternas. El mismo gris de los cielos de Forks y el rojo que mancha sus tierras.
 
ÍndiceRising SunCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Romeo, Julieta... y Mimi...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Nyle Cronwel

avatar

Cantidad de envíos : 16
Reputación : 0
Puntos de Experiencia : 22
Fecha de inscripción : 08/06/2009

Hoja de Personaje
Raza: Humano
Clan/Manada:
Salud:
7/7  (7/7)

MensajeTema: Romeo, Julieta... y Mimi...   Mar Jul 21, 2009 1:09 am


Caminando, caminado, anda a por el camino buen samaritano, izquierda y derecha…!Cuidado¡ Que idiota se escuchaba eso, la programación de la tv era estúpida e infantil, pero no había nada bueno, si no era una película de acción y brutalidad, era romanticismo, no lo toleraba, lo único que podía tolerar y a lo que podía admitir cierta fascinación era a la obra de Rome y Julieta… y vaya si era una de mis favoritas, me encanta comparar a los personajes con la vida, yo Romeo y… ¿Cómo se llamaba la drogadicta?... Mema, Mima, a si, Mimi… detrás de toda esa fachada alcohólica y drogadicta, estaba una verdadera Julieta.

Maldita sea, en que demonios estaba pensando, JA, que idiota me escucharía diciendo eso… me había prometido jamás hacer cosa similar, esa no era mi vida, y simplemente la idea me daba nauseas. Ya no vería niñerías, me comenzaban a afectar esas porquerías. El coche comenzó ir más a prisa, las cosas atreves de la ventana se movían con mayo rapidez, jugué con el bastón que llevaba por decoro, para demostrar que era parte de la más alta sociedad, aunque odiaba de cierto modo ser parte de esa categoría, también debía de admitir tenía sus beneficios. Hacía tiempo no tenía una victima, me estaba volviendo… ¿normal?... Aunque la verdadera cuestión era ser o no ser… diría mi amigo Hamlet.

Si, debía admitir William era uno de los pocos grandes, si hubiera conocido a aquellos que cenaron en el restaurant, a los cuatro que rodeaban la mesa, quizá se hubiera dado cuenta de que la demencia de su personaje Hamlet se quedaba corta a la de los ahí presentes, el chico que Julieta había invitado a la mesa, era extraño, como si odiara el humo… que importaba, pasado, nunca lo volvería a topar, o hasta que me dieran ganas de matar y acabara simplemente con su vida, en un abrir y cerrar de ojos. Agache la cabeza, y di unos toques con el bastón a la ventana que dividía al chofer y a mi. -Si señor- La voz anciana y cansada del chofer se escuchó.-Detente Marc- Mi orden fue simple.

El auto se detuvo, di un leve respiro, la puerta se abrió dejando entrar los penetrantes rayos de sol. Un pie afuera, empujando la columna vertebral mientras me apoyo en el bastón y el cuerpo salió por completo. Muchas personas se detuvieron al ver el auto, ilusos ignorantes, creían se trataba de un político, JA, era yo, casi un dios. (XD) Sus vidas podrían estar en cualquier momento en mis manos… -Marc, espera aquí- Musité y comencé la andada sin dar la oportunidad de respuesta.

Muchos me miraban, odiaba las miradas sobre mi, malditos, pero ya había aprendido a ser más… tolerante. Además, como no llamar la atención, pantalón blanco, camisa manga corta, lentes para evitar los rayos del sol me lastimaran y mi decoroso bastón. Hacía mucho no salía a la calle, ¿Sería hora de regresar a los homicidios? Cada paso era cauteloso y precavido, muchos se abrían a mí andar, hasta que vi a quién no creí volver a ver… Julieta. Me acerqué con una sonrisa sínica en el rostro… estaba recostada en una banca de la tan glamurosa plaza… con una pecera y con las vestiduras que se puede esperar de alguien así, levante el bastón y toque tres veces su pierna…

-Has de levantarte, o te raptaran – Si, yo la raptaría para casarla conmigo, claro, sin que ella este de acuerdo, eso sería mejor y mucho más divertido para mi. Una leve risa se me escapo mirando el contenido de la pecera.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mimi

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 565
Edad : 29
Reputación : 3
Puntos de Experiencia : 576
Fecha de inscripción : 10/03/2009

Hoja de Personaje
Raza: Humano
Clan/Manada:
Salud:
7/7  (7/7)

MensajeTema: Re: Romeo, Julieta... y Mimi...   Mar Jul 21, 2009 2:10 am

Siendo exclusivamente realista tenia que reconocer los escasos incentivos que me daba Wuashiminga para sacarla a pasear, últimamente se la pasaba arrastrando su largo cuerpo por la casa directo a la habitación de Myhr, no sé que le veía a el que yo no tuviera... a claro... la testosterona la llamaba... maldita traidora, con su lengua agitándose de arriba abajo sin parar todo el día, me daban ganas de ahorcarla. Pero la muy no tenia cuello por lo que las ganas se quedaban en el tintero.

El castigo, era dejarla encerrada en casa sin que pudiera dar sus vueltas matutinas por el bosque de la Push. El beneficio iba para Wisseppi, la sacaría a pasear por primera vez, las desventajas eran que a ella no la podía cargar sin una fuente con agua... claro, es una tortuga marina. Tampoco le podía atar un cordel al cuello. Pero ya me las arreglaría, como siempre lo hacia con las dificultades que se me atravesaban en el camino.

Las cartas ya estaban tiradas y Wisseppi estaba lista en una pequeña pecera con agua, la puse en el carro y le abroche el cinturón de seguridad. Fue inútil... le quedaba grande (awe.). Manejé al tiempo que me fumaba un churro, el sol iluminaba mi camino y mis ojos bajos las enormes gafas de mosca. Se sentían pesados y rojos. El viaje se me hizo eterno, y mi tortuga asomaba su cabeza por la pecera ahogada... pobrecita.

Seattle... mi cuidad... si, la extrañaba más que nunca, no visitaba a mi madre hace más de 3 meses Sol me odiaba, no me podía ver, no entienda su maldita actitud, sobretodo después de que la deje con todas mis plantitas de marihuana. (D:) Al llegar a la plaza, estacione mi carrito destartalado a unas cuadras. Caminé entre la gente y corrí al encontrar un día soleado una banca desocupada. Claro que tuve que pelear con un par de ancianos por el asiento. En fin, se terminaron rindiendo cuando vieron mi katana... abuelos cobardes!!!! D:

Me tendí en aquella dura barra de concreto dejando a Wisseppi en su pecera sobre mi estomago. Cerré los ojos hasta que sentí unos molestos golpes en la pierna, abrí un ojo para ver quien era. Casi se me cae la pecera cuando me di cuenta de quien se trataba. Me acomodé en la banca y esbocé una enrome sonrisa de drogo compulsiva.

-Claro-
marca de zapatilla, marca de zapatilla – Nyle... los marcianos serían los únicos que me llevarían.- me levanté y besé una de sus mejillas para volver a mi lugar en la banca, di unas palmaditas a mi lado para que se sentara... mala costumbre. Miré a Wissepi y metí la mano a la pecera, la saque, tome una patita entre los dedos y la agite de arriba abajo –Wisseppi dice hola- Chille tragándome la risa.


Se veía idéntico a como lo recordaba, un Freak con mucho dinero y actitud de viejo con la billetera más llena que empanada. Al menos tenía una nueva victima para el día.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://thelastdays.foroactivo.com/
Nyle Cronwel

avatar

Cantidad de envíos : 16
Reputación : 0
Puntos de Experiencia : 22
Fecha de inscripción : 08/06/2009

Hoja de Personaje
Raza: Humano
Clan/Manada:
Salud:
7/7  (7/7)

MensajeTema: Re: Romeo, Julieta... y Mimi...   Mar Jul 21, 2009 3:20 am

Miré por del espeso cristal violáceo que cubría mis ojos, el rostro de mi Julieta seguía siendo el mismo, y tenía aquel aroma a droga y alcohol combinado, si, era la misma que había llegado siendo una desconocida, y sentado en la mesa de un burgués. Por supuesto jamás le podría hacer daño, era simplemente Julieta y yo Romeo, todo de una manera tan descabellada que William jamás se hubiera imaginado su obra de esta manera tan retorcida. Los lentes mosca que cubrían sus ojos, su piel clara como la leche y claro, su locura.

No, no ahogue mi risa al ver a la tortuga de la pecera, ¿Cómo era que alguien tenía mascotas? Las pocas que había tenido habían terminado muertas y torturadas como parte de un experimento, si, eran cusa de estrenar nuevos juguetes para lastimar a mis victimas. Un cuarto lleno de rojo, si, juguetes divertidos… un verdadero sueño hecho realidad. Demonios, regresa Nyle. La voz de Julieta me despertó, sus palabras sobre los aliens…- Claro que no hermosura, yo te raptaría, violaría y encerraría para tener un felices para siempre - … Si, mis pensamientos eran más sinceros que mis palabras. Pero mi perfecta imagen de ella desapareció al sentir sus labios en mis mejillas, ¡¡¡¿¿Qué Demonios???!! Parecía después de todo no era la misma, unas ganas de tronarle el bastón en la cabeza para que regresa comenzaron a subir mi adrenalina.

…- Calma, calma, cálmate. -… No, mi Julieta ya no era la misma, algo le habían hecho. Maldije a quien fuera responsable de este acto tan atroz. Observé como me daba permiso de sentarme, apenas pude esbozar un intento de sonrisa. Me senté y mire su patético intento por que los animales hablaran… mi Julieta era un caso perdido… metí la mano derecha al bolsillo del pantalón y saque una cajetilla de cigarros, tenía que pensar muy bien que decir. Con mucho esfuerzo logre encender el tabaco, y mi boca empezó a humear como una chimenea.

FLASH!!! ¿Por qué demonios esta estúpida preocupación? Vamos, no, no soy así… aquellas ganas de reventarle el bastón en la cabeza, claro, primero mataría a esa tonta tortuga que ella quería que hablara, JA!, si, maldita sea, basta con esto… Reí locamente, y le mire a los ojos, le mire desde los pies hasta la cabeza, analice, el silencio se formo… Humo salía por mi boca… pose una de mis manos en su pierna…

-Si, solo los aliens podrían quererte – Musité divertido. Mire su vestimenta.. bien, recordaba un vestido… que demonios, lo debió de vender para consumir mariguana. – Hola…intento de tortuga. – Salude al animal, su nombre era raro. - ¿Quieres? – Ofrecí un cigarro. Palpe dos veces su pierna, reí y re tome el bastón.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mimi

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 565
Edad : 29
Reputación : 3
Puntos de Experiencia : 576
Fecha de inscripción : 10/03/2009

Hoja de Personaje
Raza: Humano
Clan/Manada:
Salud:
7/7  (7/7)

MensajeTema: Re: Romeo, Julieta... y Mimi...   Miér Jul 22, 2009 2:49 am

Su trastornada risa hacia eco en mi cabeza, parecía más demente que la última vez que lo ví... si, mucho más Freak. Me pregunté que sería de su vida... ¿trabajaba? ¿Por qué actuaba como un heredero? ¿Fue alguna vez normal?, y miles de preguntas llenaban mi cabeza en ese instante, nunca tuve una idea clara en lo que a el se refería, sólo lo miraba como un ser extraño más, tétrico... sí, muy extraño.

Se sentó a mi lado y me analizó de pies a cabeza. Como si estuviera estudiando mi roñoso cuerpo. Me sentí cohibida por un segundo pero la mirada de Wisseppi me devolvió a mi verdadero yo, despreocupada. Dejé nuevamente a mi mascota en la improvisada pecera o mejor dicho florero con velas que tenía Myhr en su casa, ya me encargaría de dejar todo en su lugar antes de que el llegara.

Silencio... miré como sacaba una cajetilla de cigarrillos de nombre extraño y líneas doradas, los mismos que le sacamos con Luke ese día en que lo conocí en el restaurante. El humo salía por su boca, miré fijamente aquello, era lo que le gustaba al mono con platillos al hacer su danza matutina, las pequeñas nubes que se formaban y disolvían en el aire, el motivo por el cual yo fumaba. Sentí una calida mano sobre mi pierna, y una ceja se me enarco al instante.

No me dijo nada diferente a lo que ya sabía – Te lo dije- sonreí dándole unas bruscas palmadas en la espalda xD, saqué un cigarrillo de su cajetilla, no tenía por que responder a eso, los hechos bastaban. Volví mi mano a su lugar alrededor de la pecera y encendí el cigarrillo, mi encendedor tenía una hermosa hoja de marihuana en su fachada. Aun estaba procesado lo de su mano mientras me saltaba un ojo... supuse que era un acto de amistad, aunque eso no era nada Myhr acostumbraba a darme de nalgadas (.90) pero claro al rato terminaba golpeándolo o siguiéndolo por la casa con una pistola de agua llena de cerveza para lanzarle por la cabeza.

-Es una tortuga muy tortugosa... no es un intento- reí ante la estupidez de mis palabras, descansé mi espalda en el respaldo de la banca mientras los rayos de sol me daban la vitalidad para pestañar. Si, dolía sobretodo si trasnochas y te levantas temprano. Me quité las gafas y las deje sobre mi cabello, aprovechando de una manera improvisada de peinarlo hacia atrás. Quedaron a la vista mis ojos hinchados y rojos, con unas ojeras del tamaño de Asia. Me refregué un ojo y lo miré un tanto somnolienta. No soy la única a la que el sol le da sueño ¿verdad?

-¿En que te viniste? ¿En helicóptero?- pregunté riendo. Le di una gran calada a mi cigarrillo y opté por dejar a Wisseppi y su encierro al otro lado la banca. –Siempre me he preguntado Nyle- acumulé humo en mis pulmones nuevamente, haciendo una innecesaria pausa- ¿de donde sacas dinero?- boté el humo. – y lo otro- llevé una mano a mi mentón – ¿Siempre haces actos de caridad?- consulté sonriente reprimiendo una carcajada, aun recordaba el día en el centro comercial... tal vez me podía hacer un préstamo, me quería comprar un jeep. xD (cara dura XD)

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://thelastdays.foroactivo.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Romeo, Julieta... y Mimi...   

Volver arriba Ir abajo
 
Romeo, Julieta... y Mimi...
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Romeo y Julieta Criollos
» Romeo y Julieta (2013)
» Romeo y Julieta: La historia de un amor inolvidable
» Romeo x Juliet
» Baile de primavera..(Libre para todos -o-)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Seattle :: Plaza de los Pioneros-
Cambiar a: