La hora de la venganza de acerca, y tristemente el mundo se tiñe de gris, trayendo consigo un delicioso aroma para los que los días y las noches se hacen eternas. El mismo gris de los cielos de Forks y el rojo que mancha sus tierras.
 
ÍndiceRising SunCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Caballeros de la mesa redonda

Ir abajo 
AutorMensaje
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Caballeros de la mesa redonda   Sáb Abr 11, 2009 7:21 pm

Después de recibir la información pertinente de Aidan, así como disponer de su vida como mejor se me antojó, decidí encaminarme a hacerle una pequeña visita a mi "amado" hijo, Seprov. Y en el tiempo que me tomó trasladarme, me pregunté si no sería lo más oportuno asesinarle de una buena vez por todos, de todos modos, ese era el plan al final.
La respuesta me asaltó casi frente a las puertas del castillo. No había prisa, no mientras estuviese aún aquí he ignorase mi presencia... aunque, seguramente la alimañana de Korbin le había advertido que podría venir en cualquier instante. Bah, como si un simple humano pudiese hacer algo en contra del poder de un ser inmortal, cuyos conocimientos en el arte del combate se remontaban a casi un siglo de antigüedad, y cuyas habilidades regenerativas y defensivas superaban en mucho a las de un hombre común.

Llegué a la entrada, toqué el intercomunicador y un hombre de edad más o menos avanzada contestó, de inmediato le respondí, con tanta cortesía como yo mismo le enseñase a Seprov más de veinte años atrás.

Soy Lucian Alexander Von Wednar. Vengo a visitar a mi pequeño hijo, Seprov. ¿Sería tan amable de avisarle que estoy aquí?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seprov von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 987
Reputación : 0
Puntos de Experiencia : 257
Fecha de inscripción : 21/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Humano
Clan/Manada:
Salud:
7/7  (7/7)

MensajeTema: Re: Caballeros de la mesa redonda   Dom Abr 12, 2009 2:22 pm

Poseía una bien selecta biblioteca en lo profundo de mi amado castillo, el cual satisfacía prácticamente cualquier necesidad que pudiese tener, tanto intelectual como física. Quizá, lo único que no me podía proveer mi fortaleza, era una linda dama que estuviese a mi lado. No obstante, fuera de ello, era feliz la mayoría del tiempo en aquella propiedad... al menos mientras no era súbitamente interrumpido por alguna tontería o, en esta ocasión, bizarra visita.

Sentado cómodamente frente a un ventanal de la segunda planta, me encontraba leyendo El Prisionero de Zenda por... tal vez, treintava ocasión. Pasaba las hojas por la última parte, donde Rudolf Rassendyll y la reina Flavia se despiden antes de que el gran caballero inglés regrese a su patria, cuando Schneider me llamó, dándome inquietantes noticias. En los gigantescos portones del castillo aguardaba un hombre que ya esperaba pero no deseaba ver, un hombre que realmente desafiaba las leyes de la vida y la muerte: Alexander Von Wednar, mi padre.

Me pusé en pie de un salto, tirando involuntariamente el ejemplar de mi novela favorita, meditando en que haría. La hora de verle había llegado, sin duda. Le solicité a mi fiel mayordomo que abriese la entrada y le dije a mi padre que le vería en el recibidor principal en un momento....¿en el recibidor principal? ¿Dónde había atendido a Patsy? ¡Qué herejía, sin duda! Pero no quedaba más, bajaría a encontrame con él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Caballeros de la mesa redonda   Dom Abr 12, 2009 4:18 pm

Ingresé a los terrenos del castillo, el cual tenía un extrañamente ameno jardín, decorado con un buen gusto que, desconocía, si pertenecería a mi hijo. Su fortaleza se extendía varios metros hacia el cielo, como una inexpugnable edificación. Me surgió la interrogante, de si tendría alguna clase de piso subterráneo oculto en lo profundo de la tierra. No lo dudaba, pues quizá fuese su único medio para defenderse de los ataques de entes como yo.

Aguardé unos breves segundos en la puertas hasta que éstas cedieron de inmediato, permitiendo vislumbrar una interesante decoración en el interior. No me quejaba, ciertamente, pero tampoco me resultaba de lo más fascinante, pues, al final, eso desaparecería en caso de un asalto a esa fortaleza. Di las gracias al mayordomo por recibirme y éste me condujo hasta el sitio en que Seprov, suponía, le había dicho que me atendería. Tomé asiento, esperando pacientemente la llegada de mi hijo, en un silencio por demás sepulcral.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seprov von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 987
Reputación : 0
Puntos de Experiencia : 257
Fecha de inscripción : 21/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Humano
Clan/Manada:
Salud:
7/7  (7/7)

MensajeTema: Re: Caballeros de la mesa redonda   Dom Abr 12, 2009 9:35 pm

Baje las enormes escaleras de rocas, esperando que las palabras de mi mayordomo no fuesen otra cosa que una mala, muy mala, broma de pesimo gusto. Desafortunadamente, no era así, y ahí estaba él: sus barbas le precedía, su lago cabello, ese rostro monstruoso lleno de odio y ansias de sangre. Pero, aquella vez, extrañamente, parecía más apacible, más sereno, pero, no por eso menos mortal. Llegué hasta donde se encontraba, y él se volteó de inmediato a contemplarme, con aquellos ojos inyectados de inmidación, algo que jamás había funcionado en mi. en ninguna etapa de la vida.

Extendí una mano, pues la cortesía era algo primordial, debía demostrarle que los salvajes como él era eso, simples salvajes sin mente. Sonreí con un gran dejo de beneplácito, hablando de la misma manera.

-Bienvenido a mi humilde casa, padre. No me esperaba tu visita tan pronto, pero por favor, toma asiento, ha pasado mucho tiempo desde que nos vimos-
concluí con una alegre sonrisa, completamente fingida
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Caballeros de la mesa redonda   Lun Abr 13, 2009 1:42 pm

No había duda que Seprov era un maestro en el arte del engaño, al igual que yo. Su rostro denotaba todas aquellas expresiones de quien recibe a un ser querido después de tiempo, aunque, interiormente, yo sabía perfectamente que me profesaba un profundo y muy arraigado odio por representar una amenaza contra su mundo ideal. Debía explicarle el riesgo que corría... o matarlo si era incapaz de abrir los ojos a la verdad que le presentaba objetivamente.

-Sev- comencé tomando un lugar, con tanta naturalidad como pude- Seré breve. No deseo quitarte tu tiempo y tampoco el mio- miré con aquellos ojos siniestros e inexpresivos a mi hijo adoptivo- He venido a América por varias razones. Primero, quería encontrarte y decirte que no deseo que te involucres con vampiros, con las alimañas que suponen un gran riesgo para la humanidad- sabía que me escucharía hasta el final, para luego gritarme o algo así. Proseguí tranquilamente- Además, soy parte de una naciente manada que busca erradicar a los vampiros. Aún no suponemos un serio problema, pero pronto lo seremos. Y, finalmente, quiero que te unas a mi, hijo- concluí dandole una emoción fingida a mi final.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seprov von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 987
Reputación : 0
Puntos de Experiencia : 257
Fecha de inscripción : 21/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Humano
Clan/Manada:
Salud:
7/7  (7/7)

MensajeTema: Re: Caballeros de la mesa redonda   Mar Abr 14, 2009 7:51 pm

Negué con la cabeza ante las palabras que salían de la boca del más grande embustero que la humanidad jamás conociese. Era incapaz de creer la naturalidad con la cual podía hablar, escupir esos comentarios como si fuesen puro corazón, aunque por dentro se pudria como una sabandija por exprimir mi cabeza y sacarme el cerebro rápidamente. Me pasé un dedo por debajo de la nariz, a la altura de donde debía haber un bigote, y suspiré. Miré con detenimiento a mi padre, algo divertido por la cómica situación. Finalmente, hablé, con el mismo tono que él.

-¡Vamos papá!- comencé como si realmente llevasemos una gran relación- Bien sabes las respuestas a todas tus ofertas. Tú estás consciente que, hasta el día en que cambiaformas y vampiros no hagan las pases, jamás me tendrás de tu lado. Sin embargo, tampoco significa que te vaya a asesinar por eso, es más, ¡no puedo!- exclamé con alegría fingida- Te debo lo que soy, eso lo sé, pero no me vengas con el cuento de que quieres lo mejor para mi, porque los dos estamos perfectamente al tanto que tu único interés en mi es operar la corporación y así volver a retirarte a las sombras, donde conseguirás ser el cazador de siempre- le espeté con moderada educación- Pierdes tu tiempo, Alexander.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 592
Localización : Indefinida
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 536
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Caballeros de la mesa redonda   Sáb Abr 18, 2009 10:42 pm

Incuestionablemente, aquellas eran respuestas perfectamente aguardadas por mi. No obstante, debía darle muerte ahí mismo, acabar con su infame vida y el peligro que suponía su relación con los vampiros... sin contar con la remotísima posibilidad de una alianza entre él y Volterra, pues consideraba las capacidades mentales de mi hijo muy superiores y fantásticas, con lo cual no dudaba que ya supiese sobre los líderes de los vampiros.

-Seprov Iskander Von Wednar- reinicié con algo de tranquilidad, pero un matiz evidente de irritabilidad- Tu vida representa una amenaza para el protocolo de seguridad que tenemos los inmortales. Jugeteas con la especie opuesta a nosotros y aún así crees que saldrás avante en lo que te propones- añadí con mayor seriedad, acercándome a él- Eres un insignificante humano, la basura que mi especie se ha propuesto proteger desde tiempos inmemorables, pero, ¿sabes? No muchos te extrañarán si acabo contigo en este momento- le tomé por el cuello con algo de fuerza- No sirves para nada, eres un traidor a tu sangre y debes....

Solté a Seprov, el cual volvió al suelo. Las imágenes de Sonja siendo juzgada por Viktor, envíandola a la muerte... yo estaba transformándome en un cruento verdugo similar a aquel monstruo. Respiré agitadamente, mientras un sinfín de muecas cruzaban mi rostro. Por fin pude articular palabra, al tiempo que mi hijo se mantenía de pie, espada en mano.

-No te combatiré, puesto que eso únicamente me convertiría en el asesino al que cace. Seguiría los pasos de los vampiros. Vive, Seprov, pero en tu conciencia quedara mi muerte y la aniquilación de la humanidad- me di media vuelta, listo para irme. Antes, deje caer una tarjeta- Sabrás encontrarme si cambias de opinión.

Acto seguido, salí del lugar a toda velocidad, temiendo darme vuelta y regresar a finiquitar mi trabajo inconcluso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seprov von Wednar

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 987
Reputación : 0
Puntos de Experiencia : 257
Fecha de inscripción : 21/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Humano
Clan/Manada:
Salud:
7/7  (7/7)

MensajeTema: Re: Caballeros de la mesa redonda   Lun Abr 27, 2009 8:02 pm

No dispuse de gran cantidad de tiempo para evaluar las palabras de mi padre adoptivo, pues me cogió por el cuello y levantó unos centímetros del suelo, dejándome en una postura en la cual me encontraba incapaz de detenerme. Podía ser mi final, no importaba, mi vida había sido plena, pero deseaba al menos perecer combatiendo, justo como aquel monstruo me enseñace un par de décadas atrás. Le miré con odio, y entonces caí súbitamente.

Ignoraba que pasaba por la mente de Alexander, pero por algún motivo había desistido en su intento por asesinarme. Sin embargo, esa no fue razón suficiente para bajar la guardia, por lo cual desenvainé mi espada, alistándome para el último combate de mi vida si así debía ser... pero recibí una gran sorpresa al escuchar el cambio de opinión de mi padre... incluso al saber sus razones para ello... ¿Convertirse en el asesino que cazó? No entendía correctamente eso, pero no tuve gran tiempo para pensar en ello, pues se desvaneció tal como llegase, simplemente dejándome una tarjeta, la cual me aproxime a recoger. Contenía un número, seguramente la única forma de encontrarle... buscar respuestas... pero sería más tarde... había tenido suficientes confrontaciones con él en un día.

Ordené que cerrasen las puertas y me dirigí a mi habitación, necesitaba descansar y analizar cuidadosamente aquella siniestra escena, así como sus repercusiones en mi futura vida... si es que me quedaba gran cosa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Caballeros de la mesa redonda   

Volver arriba Ir abajo
 
Caballeros de la mesa redonda
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Busco a los caballeros de la mesa redonda (0/5)
» La mesa redonda (priv. Safira y Xiona)
» Caballeros sin constelacion
» los caballeros simpsons
» caballeros fantasmas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Port Angeles :: Zona Residencial :: Casa Von Wednar-
Cambiar a: