La hora de la venganza de acerca, y tristemente el mundo se tiñe de gris, trayendo consigo un delicioso aroma para los que los días y las noches se hacen eternas. El mismo gris de los cielos de Forks y el rojo que mancha sus tierras.
 
ÍndiceRising SunCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Por Siempre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Dom Feb 08, 2009 9:10 pm

Miren quien aparecio! xD Si primi pero es otra version, esta es deforme! xD
Volver arriba Ir abajo
Francesca Cross

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1948
Edad : 22
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 1000
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Dom Feb 08, 2009 9:15 pm

Oye ¬¬ que no solo estoy para leer lo que escribiste (sin decir que habia leido la otra version antes xD)
Neh, igual me gusta esta n.n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Lun Feb 09, 2009 9:42 pm

Capítulo 14

Sólo un sueño…? (parte II)

-No le dirás a tu amigo que la suelte? – preguntó Jared, con tono sarcástico pero sin dejar la ira de lado. Sus ojos se habían clavado en Peter, y éste le correspondía. Era como si entre ellos hubiera una guerra de miradas, y Jared iba ganando.

-Me obligarás? – preguntó el alto, y Jared enarcó una ceja – No creo que puedas hacer mu…
No terminó de hablar. Mientras Peter hablaba, Jared miró a Jack por una fracción de segundo y éste asintió. Levantó las manos en dirección a donde me encontraba, rodeada de aquellos locos extraños, y los cuatro salieron disparados por el aire. Cada uno de los cuatro extraños fue en una dirección diferente, pero yo quedé donde estaba; habían logrado que Zack me soltara y no sólo eso, sino que también salieran volando como si fueran plumas. Estaba helada, no podía moverme por más que lo intentaba. Los cuatro extraños se alejaron (más bien desaparecieron) pero antes Peter le gritó a Jared << nos volveremos a encontrar, angelito… >> . Emma y Scott tuvieron que sujetarlo de los brazos para impedir que se abalanzara sobre el rubio.

Cuando todo eso terminó, Jared suspiró y me miró con esos ojos verdes hermosos abiertos como platos y entreabrió sus labios como asombrado; los otros se fueron lentamente, echando miradas cada tanto antes de llegar a la puerta del edificio.
-Liz – susurró él de pronto – Estás bien? – extendió su mano hacia mí, pero yo retrocedí de modo involuntario. Y otra vez noté que tenía lágrimas en los ojos; no me forcé a contenerlas, qué sentido tendría? Cayeron por mi rostro y luego me dejé caer de rodillas al suelo tapándome la cara con ambas manos. Un segundo después sentí cómo Jared me abrazaba fuertemente, pero me corrí y le miré fijamente a los ojos.

-No me toques – dije sollozando. Él bajó la vista y alejó sus brazos de mi cuerpo.
-Lo siento tanto – se lamentó – De veras, no debías haberte encontrado con ese estúpido de…
-Cómo sabes su nombre? – le pregunté entre sollozos. Se me quedó mirando fijo y apretó los labios – Dímelo – le exigí. Cerró los ojos y tras suspirar, los abrió y me miró fijamente.
-Lo conozco hace tiempo ya – me dijo entre susurros – No somos muy buenos amigos, como verás…
Enarqué una ceja en medio de los sollozos. Estuvimos en silencio por un tiempo, cada uno hundido en sus pensamientos. Por mi parte, estaba pensando qué demonios podrían llegar a ser esos cuatro que habían estado ahí minutos antes. Porque cualquier cosa que fueran, no eran humanos . Había aprendido a creer en lo sobrenatural, y todo me parecía genial, pero no creía que algún día iba a toparme con cuatro seres extraños…
Temía preguntarle a Jared, quizás pensaría que estaba loca o algo así, pero de todos modos quería saber, y si debía declararme loca lo haría. Pero sabría la verdad.
Tomé aire y miré a Jared, y él me devolvió la mirada.

-Quiero… quiero preguntarte algo… - su mirada se tornó cautelosa – Pero quiero que me respondas, que digas la verdad y lo más importante – alcé el dedo índice – que no creas que estoy loca…
Apretó los labios conteniendo una sonrisa, y asintió.
-Pero mira que es serio – le avisé. Volvió a asentir – Pues… ha ocurrido todo esto y… es muy extraño – asintió de nuevo, serio – Y la forma en que se movían ellos, sus ojos… Ellos no eran… humanos … Me equivoco?
No me respondió. Hubo un incómodo silencio durante casi un minuto, en el cual mi mirada se pegó a la de Jared y no quiso despegarse. Casi no pestañeé, hasta que negó con la cabeza.

No estaba equivocada.

-Y tú conocías a Peter – le recordé. Miró el suelo y asintió.
-Si, desde pequeño – cerró los ojos y suspiró.
-Cómo explicas lo que tu… Lo que Jack hizo? – le pregunté luego de otro silencio, más corto.
-Jack… tampoco… - suspiró y cerró los ojos, se pasó la mano por la cara y siguió hablando entre susurros – no sé si deba…
-Jared… por favor…
-Es que es peligroso que tú… que tú sepas…
-Que sepa qué? – pregunté en voz baja – Jack tampoco es humano, verdad? – me miró asombrado – Soy menos idiota de lo que aparento, Jared.
-Jamás dije ni pensé que fueras idiota – dijo, medio frustrado – Todo lo contrario – susurró, pero pude oírle. Pestañeé un par de veces y suspiré – Jack no es humano. Ni él, ni Emma, ni Scott lo son – las palabras salieron atropelladamente de su boca pero comprendí a la perfección. Sólo tenía una duda…
-Y… tú? – susurré. Nos miramos fijamente y no me respondió por un tiempo. No se oía más que la música del salón.
-Yo… también…
-Y… qué se supone que son? – quise saber, aunque estaba segura de que no querría saberlo.
-No... eso no puedo decirlo... - dijo.
-Bien - me levanté del suelo - lo descubriré yo.
-El qué? - me preguntó.
-Qué demonios son todos ustedes - sonreí falsamente y di media vuelta para volver al salón. Caminé hasta llegar a la puerta, pero me detuve antes de abrirla.
-De verdad quieres ir allí otra vez? - oí que Jared preguntaba junto a mi oído. Que había corrido para llegar tan rápido hasta mi lado? O sería algún poder que tenía por ser sobrenatural? Lo cierto es que me sobresalté, giré la cabeza para mirarle y allí estaba, a unos centímetros de mi rostro con media sonrisa dibujada en ese perfecto rostro.
-N... No...No! - exclamé - No tengo ganas - quité con todo el esfuerzo mis ojos de su perfección y me acerqué a la pared. Me senté en una de las ventanas y Jared caminó hasta donde yo estaba.
-Entonces qué quieres hacer? - me preguntó.
-No lo sé... - pensé durante un momento - Tal vez seguir ese horrible sendero para ver hasta donde llega - se me ocurrió. Sonaba realmente estúpido y cansador, pero quería caminar.
-De acuerdo - sacó unas llaves del bolsillo de su pantalón - vamos a ver hasta donde llega ese horrible sendero.
Caminó hasta llegar junto a un Mustang de color rojo oscuro aparcado junto a mi Peugeot.
-Ese es tu auto? - pregunté asombrada.
-Te gusta? - preguntó sonriente.
-Es genial, pero prefiero caminar...
_________________________________________________________________________
Y ya vendrá la tercera partee! n.nU
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Mar Feb 10, 2009 9:19 pm

Capítulo 15

Sólo un sueño…? (parte III)

-Pero llevas… - señaló los tacones negros que sostenía en la mano. Los miré durante unos segundos y suspiré.
-Da igual – sonreí. Él también sonrió y negó con la cabeza – De verdad, no me importa ir descalza.
-De ninguna manera – se acercó a mí y extendió los brazos. Le miré y enarqué una ceja. Con un movimiento de cabeza me indicó que me acercara más, pero aunque quería no iba a aceptarlo. Debía recordar que me estaba ocultando algo que…

No esperó a que me acercara, sólo dio un paso y al segundo estuve entre sus brazos; tenía una mano en mi espalda y con el otro brazo sujetaba mis piernas. Jadeé cuando me levantó del suelo, porque se movió demasiado rápido. Me abracé a su cuello y reí despacio.
-La fuerza tampoco es humana, verdad? – le pregunté.
Rió entre dientes y comenzó a caminar siguiendo el camino pavimentado por donde yo quería ir.

Caminó durante horas, y hablamos sobre cosas no-importantes como el baile, el cielo o los autos que cada uno tenía. Descubrí que el amor por los autos era algo que teníamos en común, así que fue de lo que más hablamos durante esas horas de caminata. Cuando por fin se produjo un silencio me di cuenta de algo.
-Es que no estás cansado de caminar ni de cargarme?
-No… verás – dijo él. Otra confesión que tenía, supuse. Me mordí el labio y esperé a que respondiera – Eso es… otro… es como un don – sonrió. Era extraño oír a Jared titubear – Tenemos una fuerza extraordinaria, y no nos cansamos – por el plural que utilizaba debía estar hablando de él y sus hermanos – A que es genial?
Reí, más por nervios que por la gracia que me había causado el comentario. Suspiré y asentí.
-Ojalá pudiera ser como tú, lo que sea que tu eres – miré hacia otro lado. El silencio que se produjo esta vez fue incómodo y casi interminable, así que le miré de nuevo. Estaba serio y apretando los labios, además de la mandíbula. Sus ojos estaban negros en el borde de la pupila, y seguían con el verde en el centro. Estaba demasiado cerca, y demasiado nerviosa.

-No quieres ser como yo – dijo al fin, con frustración.
-De acuerdo – suspiré otra vez y sonreí – Olvida lo que dije. Pero lo de la velocidad y la fuerza siguen siendo geniales – agregué para suavizar un poco las cosas. Lo había puesto incómodo, o quizás molesto por algo que debí haberme callado.
Volvió a sonreír, incluso se carcajeó brevemente, pero no volvimos a hablar. Yo miré el cielo y él me miró a mí; de seguro creía que no me daba cuenta, pero tenía facilidad para percibir cuándo una persona me observaba. Había aprendido a ignorar ese sexto sentido que tenía, a veces hasta pensaba cosas que después ocurrían. Y ese era el caso en ese preciso momento, sólo que no lo había pensado.


Lo había soñado.


Mientras Jared caminaba, vi un cartel a lo lejos: me llamó la atención, por su color azul y las enormes letras blancas.
-Ese cartel… - susurré. Entrecerré los ojos para poder leer desde donde estaba, nos encontrábamos a unos metros de su ubicación.
-Qué hay con el cartel? – preguntó él. Negué con la cabeza lentamente mientras mantenía los ojos entrecerrados para poder leer.
-Corre – le susurré a Jared. Él paró en seco y le miré – No diré nada, sé que me voy a asustar pero de todos modos quiero ir junto a ese cartel ahora mismo.
-Te arrepentirás – me avisó.
-Todo a su tiempo – le respondí. Enarcó una ceja, suspiró y asintió.
No tuve tiempo ni de pestañear. Fue como si hubiera sacado la cabeza por la ventanilla de un avión en medio del viaje.
-Dios mío – susurré, casi jadeando por haber contenido el aire en los pulmones de manera involuntaria – Bájame, bájame – me solté de su cuello y él me depositó en el suelo. Deseé con todas mis fuerzas que no fuera lo que yo estaba pensando, pero no sirvió de nada.
Las palabras <<Bosque Atwood>> en letra blanca y enorme eran hasta ahora lo único igual a lo que había ocurrido en mi sueño. Se suponía que Jared no aparecería sino hasta que yo entrara en el bosque, pero allí estaba, junto a mí.
Estaba descalza, otra coincidencia.
Se me cayó la mandíbula y mi corazón comenzó a latir descontroladamente.

-No – susurré. No podía estar pasando esto, no. Era un sueño, se suponía que era un maldito sueño!
-Qué ocurre, Liz? – me preguntó Jared, que había estado en silencio sin interrumpirme hasta ese momento.
-El bosque – miré el cartel, a Jared y luego descubrí lo que estaba buscando: el sendero que llevaba por el medio del bosque, junto al cartel – Tú… tú conoces este bosque? – señalé el pequeño sendero y miré hacia el bosque.
-Liz – me llamó Jared – Dime qué está ocurriendo.
-Yo… yo lo soñé, pero no puede estar pasando esto, no… - me pasé las manos por la cara y lo miré. Él dejó caer su labio inferior y sus ojos se abrieron más de lo que antes estaban.
-Pero eso es imposible… - dijo – Tú eres… No puede ser que… Tu corazón…
-Ya, para – le pedí – Por favor…
Sentí que estaba a punto de largarme a llorar. Cerré los ojos y un momento después sentí que los brazos de mi ángel me envolvían.
-Calma – se quedó en silencio por unos minutos y luego me soltó. Le miré, un poco más calmada y sonreí. Suspiré y vi cómo el también sonreía – Ven – me dijo, y tiró de mi mano derecha. El impulso hizo que perdiera el equilibrio por unos segundos, pero luego de recuperarlo comencé a correr tratando de alcanzarlo; estaba corriendo a velocidad normal, humana . Él mantenía su sonrisa.
-Jared?! Jared, a dónde vamos? – le pregunté, algo agitada.
-Ya verás – dijo él, casi a voz en grito para que le oyera bien – Es un lugar al que me gusta ir – agregó. Traté de detenerme pero no pude, él era demasiado fuerte. Se dio cuenta de que yo forcejeaba, y de un solo tirón estuve entre sus brazos. Jared seguía corriendo, imperturbable, a velocidad normal. Como si yo no pesara nada. Hasta quitó la vista del camino sólo para mirarme con una sonrisa tímida dibujada en el rostro. Suspiré rendida y me abracé a su cuello con más fuerza.


Cuando llegamos a ese acantilado el sol estaba a punto de asomarse. Las nubes rosas y anaranjadas anunciaban el amanecer. Jared me depositó en el suelo de piedra y los dos miramos el horizonte. Tal y como había ocurrido en mi sueño. De forma involuntaria dije:
-Es hermoso – en un susurro, sonriendo.
-Si, lo eres - susurró Jared. Lo miré con los ojos abiertos como platos. Sonrió por un momento y luego se puso serio. Le observé, todavía asombrada por su comentario; no me esperaba eso de él, y él lo sabía. Dirigió sus ojos a mi mano, la tomó y luego me miró directamente a los ojos; ese fue su mayor error, y el mío fue ser tan vulnerable a esos hermosos ojos verdes. Con delicadeza depositó su mano izquierda en mi rostro y comenzó a aproximarse lentamente, sin despegar sus ojos de los míos. Por mi parte, yo estaba hecha una piedra. Por un segundo volví a la realidad y susurré:
-Q…qué…haces? – por más que fuera una pregunta totalmente estúpida por lo obvio de la situación, debía preguntarle.
-Todavía no te das cuenta? – preguntó con una pequeña sonrisa, recorriendo mis labios con la mirada.
Bajé la vista y sentí cómo nuestras respiraciones se mezclaron, sólo que no terminó ahí.
Hizo desaparecer los centímetros que nos separaban y me besó con suavidad, hasta que me abracé a su cuello con ambos brazos. Sus manos pasaron de mi rostro a detrás de mi cabeza y no sentí nada que no fueran sus labios chocando contra los míos, y sus manos en mi cuello.
__________________________________________________________________________
Siiii por fiin jajaj hasta yo estaba ansiosa por subir este cap! e.e espere tanto xD pero aquí estaa! n.n espero que les guste!
Becca
Volver arriba Ir abajo
Andy Curner

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 2107
Edad : 26
Localización : Delante de la compu n_n
Reputación : 4
Puntos de Experiencia : 754
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Manada Gall
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Miér Feb 11, 2009 4:21 am

wiiiiiiiiiiiiiiiiii que emocion!! *o*
me encanta n.n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Jue Feb 12, 2009 6:24 pm

Sepan disculpar que no se escribir bien una escena de un beso xD soy un poco... bruta xD ya me va a salir xD espero...
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Vie Feb 13, 2009 10:10 pm

CAP EXCLUSIVAMENTE DEDICADO A MAP n.n POR SU CUMPLE xD FELIZ CUMPLE PRIMI n.n!
__________________________________________________________________________________
Capítulo 16

Confieso…

Pero tenía que hablar esa voz. Tenía que recordarme que estaba llena de dudas; que no sabía qué era la persona a la que estaba besando; que no hablábamos seguido; que no me miraba; que… que a pesar de todo eso le amaba.
Mi mente estaba hecha un lío, yo estaba hecha un lío…

-Para, detente – musité contra sus labios, tratando de separarme de él con todo mi esfuerzo y además intentando que me soltara. Cuando nos alejamos (sólo unos centímetros, pero los suficientes para poder ver bien su rostro) vi en su cara una expresión de confusión.
-Qué…? – empezó a hablar, pero no lo dejé.
-No, espérate – le interrumpí – Cómo es esto? No lo comprendo… Desde cuando tú…
-Te amo? – me preguntó, y sonrió de una manera tan tierna que no pude responderle – Liz… Lamento haberte tratado así todo este tiempo, es que… - suspiró – Si descubres lo que te propones, y sí, hablo de lo que somos – me sorprendió la naturalidad con la que hablaba de algo tan… extraño, para llamarlo de algún modo – entenderás el motivo...
-Jared – volví a detenerlo – Sigo sin entender, cuándo… - suspiré, y traté de encontrar las palabras adecuadas, en momentos de nervios no hablaba claramente – cómo es que tú te enamoraste… o lo que sea de mí? Explícame, porque la verdad es que no hablamos mucho, sólo en clases y jamás me miras ni me prestas mucha atención ni…
-Shhh – me mandó a callar y me quedé con la boca entreabierta, a punto de decir algo – Que no te miro? Cuando no te miro? – me preguntó, algo divertido.
-Pues cuando yo te miro nunca cruzamos las miradas… - alegué. Él se rió y negó con la cabeza.
-No hay momento en que no te esté mirando – me miró fijamente y con esa sonrisa de ángel – No existe el momento en que no te observe, sólo que corro la vista cuando me miras – sus ojos brillaron y su sonrisa se volvió tímida – Me hacía sentir algo… incómodo el cruzar miradas contigo, sentía que si te miraba cuando tú lo hacías no podría despegar mis ojos de ti, no quería molestarte… Pero veo que no te molesta – dijo, volviendo a sonreír de forma normal. Bajé la vista y no pude evitar ruborizarme; la forma en que nos habíamos besado había pasado del primer beso estándar… Sonreí y volví a mirarlo, y negué con la cabeza.
-Y yo creyendo que me odiabas – suspiré.
-No podría, incluso si me lo propusiera – aseguró él, y me acomodó un mechón de pelo – Jamás podría.
Sonreí, feliz y satisfecha por todo lo que acababa de ocurrir, y a pesar de mis dudas y quizás algún que otro miedo, lo abracé y me correspondió. Después de eso, nos sentamos en el suelo y miramos el cielo por un rato.


-Jared…? – susurré, casi dormida.
-Mhm? – respondió él.
-Crees que podrías… - bostecé – llevarme a casa? – le pregunté. No sabía si él conocía la dirección de mi casa, pero no perdía nada con preguntar.
-Claro, no te preocupes – dijo – Despertarás en tu casa…
Pude oír y procesar ese comentario, pero fue lo último que escuché y percibí, porque me rendí y me dormí entre sus brazos, que ya me tenían en el aire avanzando por el bosque.


Desperté sobre mi cama, sin saber cómo había podido hacer eso. Estaba cansada, miré el reloj; marcaba las doce del mediodía. Suspiré, me levanté y noté que tenía el vestido violeta puesto. Caminé hasta mi armario y saqué una camiseta y unos jeans, algo de entrecasa. Me vestí y bajé a desayunar, y mi padre me saludó con una gran sonrisa.
-Cómo te lo pasaste? – me preguntó. Sonreí recordando todo lo que había ocurrido y suspiré.
-Ha estado genial – le dije, y me serví un vaso de leche – Hasta bailé. Te lo puedes creer? – tomé un poco del vaso – Ah… Y canté – le dije. Me miró sorprendido y sonrió.
-De verdad, cariño? – rió – Y qué te dijeron?
-Bah, me felicitaron – dije restándole importancia – Y oye, Tom se portó de lo mejor – le avisé. Cerró los ojos, asintió y sonrió al mismo tiempo. Reí y terminé mi vaso de leche; luego tomé un par de galletitas y volví a mi habitación corriendo a buscar el celular para llamar a mi mejor amiga.

-Hola? – dijo la voz de Emily. Sonaba feliz, y yo me reí.
-Em! No me lo vas a creer… - le dije, sin siquiera saludarla.
-Liz? Liz, qué ocurrió? – me preguntó ella, ahora algo preocupada.
-Nada malo, no es para preocuparse, te lo aseguro – dije, tratando de que se notara que estaba sonriendo.
-No! – gritó ella.
-Si – le dije yo. Era tan genial que comprendiera algo sin que tuviera que explicarle…
-Dónde? Cuándo? Cómo? – habló demasiado rápido, estaba tan ansiosa como yo hacía unas horas – Cuenta, Liz.
-Luego de desaparecer – reí y continué – nos fuimos caminando sin rumbo, y llegamos a un acantilado, y pues, hablamos, me contó lo que sentía, le conté yo también y… eso, y nos besamos y ya…
-Suenas tan entusiasmada – percibí el sarcasmo en la voz de Emily. Las dos reímos y ella suspiró – Bueno, y ahora qué?
-No lo sé, Em – dije – Pero, qué importa? Nos besamos – dije, volviendo a reír.
-Si, está bien – rió y volvió a suspirar – Oye, qué te parece si vamos al centro comercial? – propuso – Sólo a pasear, a caminar por ahí…
-Claro, llama a Vicky también – le pedí.
-Colgamos y la llamo.
-De acuerdo, yo debo irme – le dije – pero nos vemos a las… cinco? Qué te parece?
-Me parece genial – dijo, y pude percibir su sonrisa.
-Hasta luego – me despedí.
-Adiós.
______________________________________________________________________________________

Wiii, n.n!
Volver arriba Ir abajo
Francesca Cross

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1948
Edad : 22
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 1000
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Vie Feb 13, 2009 10:25 pm

Wiiiiiii *doy vueltas por todo el foro y le robo los escritos originales a becca* A mi me dejas estos, que me gustaban un poco mas n.n *salgo corriendo para que no me los saque*

Gracias por decidarme el capitulooooo!!!! n.n jijiji, un par de horas mas tarde, pero despues de todo, es un regalo genial *-*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elizabeth Cross

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1018
Edad : 24
Reputación : 4
Puntos de Experiencia : 687
Fecha de inscripción : 29/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada:
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Sáb Feb 14, 2009 7:33 pm

Ahhhhhhhhhhh*corre por todos lados emocionada y s eleva cosas por delante como siempre*Me encanta la historia de antes y la de ahora tambien.Sos una genia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Sáb Feb 21, 2009 9:34 pm

*se cae al piso de la risa por ver como vuelan las cosas que tira serena, adelanta un pie y hace que map tropiece, le saca los originales y los esconde bajo 895794 llaves xD*
Bueno, en cuanto al cap… aquí es donde la cosa se pone mala >_<
Naah, mentira xD


________________________________________________________________________________

Capítulo 17

Me recuerdas?

De las doce a las cinco casi no hubo tiempo; pasó demasiado rápido como para querer quejarme, y a las 4:45 salí de casa con mi auto hacia la casa de mi amiga para recogerla a ella y a Victoria. De su casa fuimos directo al centro comercial, sin escalas. De camino charlamos sobre cómo ellas se lo habían pasado en el baile, de sus parejas y de los otros chicos con los que bailaron durante a noche. No paramos de hablar de sus cosas ni siquiera cuando bajamos del auto. Caminamos por los largos pasillos, llenos de negocios de ropa y accesorios, hasta llegar al patio de comidas.
-Esto está poblado – se quejó Emily – por qué justo hoy?
-Bah, qué importa – le respondí – No nos iremos ahora.
-Cierto, porque estaremos largo rato escuchando lo que tienes para contarnos – me recordó Victoria, y la atravesé con la mirada. Sonrió con sarcasmo y luego me abrazó.
-Ay, Vicky – le dije – Por qué no te has olvidado de eso?
-Es imposible que olvide cosas como esa – dijo.

Suspiré y avanzamos por entre la gente – no era mucha, pero no era normal que hubiera esa cantidad de personas – hasta llegar cerca de las mesas, pero tuve la estupenda suerte de chocarme con un chico.
-Au! – me quejé, y miré al joven – Oye, lo sient… - pero ahí me quedé. Su rostro me era tan familiar… viajé durante años y años en mi cabeza para recordarlo… Si allí estaba, perfectamente guardado en mi mente: durante años, había sido mi mejor amigo.
Se me cayó la mandíbula, estaba super cambiado y a la vez totalmente igual; los ojos oscuros pero cálidos, la forma de su rostro, las cejas… todo.


Igual y diferente.


-Frank – susurré, y sonreí ampliamente – Frank?! – me llevé las manos a la cara y me tapé la boca – Por dios…
Al parecer el también me había reconocido, porque sonrió igual que yo y asintió al oír su nombre. Y también recordaba mi nombre.
-Lisa? Liz, eres tú! – puso sus manos en mis hombros – No me lo puedo creer, vaya que has cambiado, mujer! – reímos – Tanto tiempo!
-Demasiado – recordé que sólo él me llamaba Lisa y luego los “viejos tiempos” – Pues… cómo te ha ido?
Frank rió y suspiró.
-De lo mejor – asintió, y en ese momento alguien le dio un golpe en el hombro. Pude ver a otros dos chicos, probablemente de su misma edad, parados detrás de mi amigo. Él se quejó, les miró y luego de reírse brevemente los señaló – Estos son Jonah y Ben.
Jonah era el más alto de los tres. Su tez era oscura como la de Frank y tenía los ojos color chocolate. Su cabello negro era corto y estaba despeinado, y tenía una enorme sonrisa. Ben era de la misma altura que Frank, unos centímetros por debajo. Parecía ser el más joven de los tres. Llevaba el cabello recogido en una coleta y aunque fuera corto, le alcanzaba para atarlo. Sonreí y recordé que venía con mis amigas, que habían estado detrás de mí todo ese tiempo.
-Ah – exclamé – Ellas son mis amigas: Victoria y Emily – las señalé con un gesto de la mano y ellas saludaron a los tres chicos. Charlamos ahí unos momentos, pero luego decidimos que sería mejor ir a sentarnos.

Emily y Victoria se hicieron amigas de Ben y Jonah mientras que Frank y yo hablábamos. Me contó sobre su vida, sus amigos, su casa, la mudanza a New Hampshire y nos pusimos a charlar sobre el jardín de niños y los tres años de primaria que compartimos hasta que mi padre y yo nos mudamos a NH.

-Y… por qué te has mudado aquí? – le pregunté.
-Por trabajo de mis padres, porque los abuelos viven aquí… muchas cosas…
-Pero, qué coincidencia que nos encontremos aquí, verdad? – le pregunté con una sonrisa – Y ahora que vivimos en el mismo lugar podremos vernos más seguido…
-Pues me encanta esa idea – dijo el entre risas. Negué con la cabeza manteniendo la sonrisa y seguimos charlando los seis hasta que se hicieron las nueve de la noche. Los celulares de las chicas (y el mío también) sonaron con llamados de los padres para saber a qué hora volveríamos a casa.
-Bueno… como verán – dije – nuestros padres nos reclaman – sonreí y me levanté de la mesa – Oye, dame tu número – le pedí a Frank. Me pasó su celular y yo le pasé mi número también. Te llamo , articuló con los labios. Sonreí y asentí.

Saludamos a los chicos y dejamos el centro comercial, subimos al auto y dejé a Victoria y a Emily en sus casas. Volví a mi casa y mi padre me estaba esperando, algo malhumorado. Pensé en algo con qué distraerle, y lo encontré.
-A que no sabes a quién me encontré en el centro comercial – le dije. Él, serio negó con la cabeza – Ah, vamos… Te daré una pista: tú y su padre eran los mejores amigos, y por supuesto que nosotros lo éramos también…
-No! De verdad? Frank, Frank Eyden? – preguntó mi padre, asombrado. Asentí con una sonrisa y le conté lo que él me había dicho de su vida. Charlamos hasta las doce de la noche, cuando sentí mucho sueño.
-Cariño, ve a descansar – me apremió mi padre – Has bailado mucho – dijo sonriendo. Asentí con los párpados caídos, y subí a mi habitación sosteniéndome de las paredes y casi apoyándome en los escalones. Estaba bastante consciente como para ponerme a pensar por qué demonios estaba tan cansada, pero no gasté tiempo en eso. Me quité los jeans y así como estaba me metí en la cama, esperando tener un sueño nuevo.
Pensé por última vez en mi mejor amigo recuperado , y sonreí sin energía, pero sabiendo que aún me recordaba.
_________________________________________________________________________
Gentee estoy cansada, con mucho estudio encima para rendir una que me queda y no tengo tiempo ni inspiración u.u pero espero que por lo menos les guste un poco el cap n.n la cosa se pone interesante! xD
Volver arriba Ir abajo
Francesca Cross

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1948
Edad : 22
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 1000
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Sáb Feb 21, 2009 11:02 pm

>_>
Losss originalesss TTT---TTT
No me losss regalasss, primi? ^^

Muy buen capi y creo ya haberlo leido antes, o me equivoco?? ^^
Es verdad, que te vaya bien en la que te queda, primi. Suerte! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Vie Mar 06, 2009 11:26 pm

Oh yeah! xD capítulo dedicado a la Srita. Camilla Smith! Prometido, cumplido! Jajaja xD espero que les guste n.nU
_________________________________________________________________________________________
Capítulo 18

Algo nuevo... y algo malo?

Lunes…

Otra maldita semana, otra seguidilla de clases aburridas, otra… otra semana viendo a Jared.
Abrí los ojos justo a la hora debida, me vestí, desayuné, me despedí de mi padre, salí con el 307 hacia el aparcamiento del instituto… lo de siempre. Los profesores, los cuadernos, charlas sobre cualquier cosa menos lo debido... No pude haber estado más distraída. Pensando en Jared, obviamente, pero porque no se había aparecido en todo el día. No lo había visto en ningún momento, y Emma tampoco tenía idea del paradero de su hermano. Tampoco Jack, o Scott. Sentí nervios y ansiedad durante toda la mañana, solamente por un chico. Bueno… un chico especial, en muchos sentidos. Todo el día había tenido ese tema dando vueltas en mi cabeza. El tema de… bueno… de lo que en realidad el era.

Porque, como había podido saber el viernes, mi ángel no era lo que podía decirse humano . Y pensé que no tendría idea, hasta que iniciamos la clase de historia.

-Hoy probaremos algo totalmente diferente – anunció con emoción el profesor – Viajaremos a Pensilvania, a la era de Drácula – casi todos miraron al profesor con interés por primera vez en casi un mes y medio -: Hoy, alumnos, hablaremos de los vampiros.
Un tema bastante llamativo, interesante… extraño… Pero después de todo era lo mejor de lo que íbamos a hablar, contando todas las cosas sobre las que habíamos hablado en el tiempo escolar. Vampiros… sonaba interesante.



Las imágenes del video, los documentales y la hora que perdimos de gimnasia – acción secretamente agradecida por la mayoría de nosotros – hablando sobre estas criaturas fueron lo mejor que estuvo pasando hasta ese momento. Eran tan cautivantes, tan extraños, sombríos, salvajes… maravillosos… Si, me parecía algo extraño y genial, el poder ser alguien inmortal, alguien que siempre es igual, que se congela en la edad perfecta, que nunca deja de ser algo hermoso… prácticamente un dios… algo que no tenía miedo sino preocupación por las cruces, las iglesias, las estacas… Obvio, al tener inmortalidad lo menos que quieres es morir.

Los ojos de los vampiros eran lo que más me atrapaba: siempre eran claros, y obviamente hipnóticos. La gente siempre los llamaba bestias, los maldecían y los describían de forma exagerada y aterradora. Decían que desgarraban los cuellos de las víctimas con esos “terribles colmillos”, los párrocos hablaban de ellos como la mismísima personificación del demonio en la tierra. Los colmillos asustaban, pero nada que no pudiéramos sobrellevar. Ahora…, las imágenes que aparecieron de los supuestos atacados en el video eran totalmente perturbadoras. Algunos hasta se pusieron a gritar que eran efectos para que los demás conservaran el estómago en un estado normal.

El profesor estaba fascinado, y cada tanto miraba los rostros, las expresiones de cada alumno en el salón. Ninguno de nosotros era capaz de despegar las pupilas de la pantalla. Pude notar que Emma, que se sentaba junto a mí – estaba totalmente aburrida y hasta parecía molesta. Qué problema tenía? Estábamos perdiendo una estúpida hora de gimnasia para ver un estúpido video sobre criaturas mitológicas… Cada tanto rodaba los ojos y miraba hacia otro lado, o bien usaba su teléfono celular en silencio; tecleaba tan rápido que no pude fijar la vista en sus níveos dedos ni siquiera por un segundo.

Cada tanto la imagen de Jared sonriéndome sólo a mí volvía pegarse en mis párpados, quedándose ahí por varios minutos, luego pasaba a mi mente, daba un par de vueltas y algo llamaba mi atención en el video. Así funcionó durante ese tiempo. Jared, el video, Jared, el video, Jared el video…Jared. Los ojos de Jared, los ojos de un vampiro. Los colmillos de un vampiro, la hermosa sonrisa de mi ángel.

La rapidez de los vampiros.

La rapidez… de Jared.

La fuerza vampírica…

La fuerza… de Jared.

La agilidad de los vampiros…

La agilidad de Jared.

Me estoy volviendo completamente loca , me aseguré.

Pero volvieron a mí las imágenes de lo ocurrido el viernes, en el baile. Los comentarios… de… Peter… La ira de mi ángel, la forma en que corrió… No.

No, no, no, no, no, no, NO!

Deja de meterte semejantes estupideces en la cabeza! , me grité internamente. Moví la cabeza rápidamente hacia los lados y volví mi atención hacia el televisor, pero después de todas las cosas que me habían pasado por la cabeza en ese momento no pude volver a concentrarme en el video, sino en encontrar más coincidencias. Y aunque la voz de mi cabeza me rogaba que dejara de tejer esas ideas, que dejara en paz la imaginación, yo seguía hilando, hilando e hilando ideas y parecidos entre esos extraños seres y los extraños Allen – si, todos ellos -.

***

Llegué a casa abarrotada, con la cabeza llena de ideas y en busca de relajarme, olvidarme de todo por un rato. Subí a mi habitación, hice las tareas escolares y luego limpié la casa. Buena forma de gastar tiempo. Cuando terminé eran las siete en punto. Vaya que volaba el tiempo… Encendí el televisor de la cocina y puse MTV; estaban pasando una canción que me encantaba. Sin quererlo me puse a cantar y bailar como tonta por toda la cocina, mientras pensaba qué iba a hacer para la cena. Si, iba a cocinar yo. Hacía tiempo que no hacía nada para cenar, y se me ocurrió algo que mi padre y yo amábamos: pizza. Mientras me mecía al compás de la canción y reía por lo ridícula que debía verme, junté todos los ingredientes y mezclé, me ensucié con harina y aceite y logré hacer tres pizzas de queso, las favoritas de mi padre. Como había tenido que reemplazar a un socio de la compañía para un viaje de negocios, seguramente iba a volver a casa muerto de hambre. Seguí bailando con las otras canciones que pasaron luego de mi canción, y mientras tanto puse las pizzas a cocinar, limpié el pequeño desorden de la cocina y fui a cambiarme de ropa.

Cuando llegué a mi habitación fui directo al armario a buscar una camiseta y unos jeans, y seguí tarareando la canción que se oía desde abajo. Pero… había algo… tenía un presentimiento… algo había… en mi habitación. Ahí conmigo. Justo detrás de mí, pero no cerca. Lo sentía como si fuera un imán, una fuerza que me decía que alguien estaba ahí.

No voltees .

Voltea.

Que no!

Que si.

Lentamente giré el rostro dando la vuelta, pero no vi nada. Nada de nada. Nadie. Suspiré, algo más relajada y me cambié, me senté en mi cama a esperar que se cocinaran las pizzas y encendí el televisor de mi habitación. Otra vez me puse a cantar, pero quieta en donde estaba. Así durante media hora, hasta que apagué el televisor y bajé a revisar las pizzas.

Iba a abrir el horno cuando sonó el teléfono. Atendí.

-Diga?
-Cariño – la voz cansada de mi padre habló del otro lado – Lo siento, no voy a ir a casa. Dormiremos en un hotel de por aquí, y mañana por la tarde me regreso a casa. Lo lamento, podrás quedarte ahí sola?
-Pa, aunque te dijera que no no habría mucho por hacer… - le dije, dejando que una fingida sonrisa se transparentara en mi voz – Tú tranquilo.
-Te amo, cielo, cuídate mucho.
-Yo también, pa. Cuídate tu también – le dije, despidiéndome. Y colgamos.
Suspiré, saqué las pizzas, guardé dos y me comí una entera, mientras miraba MTV.
Cuando me aburrí de estar abajo lavé mi plato, sequé todo y subí a mi habitación. Tenía la mirada perdida en el suelo, porque extrañaba a mi padre. Llegué a la puerta de mi habitación y la cerré sin despegar la vista del suelo.

Y cuando la levanté…


… no pude evitar pegar un grito.


Allí estaba, parado en la esquina de mi habitación con una mirada extraña, entre tierna y seria y las manos juntas.


-Dios mío! ¿¡AY PERO CÓMO DEMONIOS ENTRASTE EN MI CASA, DEMENTE?! ¿¡QUÉ DEMONIOS HACES AQUÍ?! – las lágrimas comenzaron a brotar de mis ojos, no las pude contener. Su expresión se alteró y se acercó con ese movimiento súper-rápido y anormal a secar mis lágrimas.
-Lo siento, lo siento, lo siento, de verdad – se disculpó él mientras me envolvía fuertemente entre sus brazos – No quería asustarte… Lo siento tanto, amor… de verdad…

A… amor? De verdad acaba de decir esa palabra? La palabra que yo oí? Y me lo dijo a MI?!

Se dio cuenta de mi asombro, porque soltó una carcajada suave y me acarició el cabello. Mi respiración volvió a su ritmo normal, mi corazón volvió a su ritmo normal… Se deshizo del abrazo y me miró fijamente, pero con sus manos en mi cara. Sonreí, y él también.
Me levantó del suelo como si fuera una pelusa, y me llevó a mi cama. Allí me depositó, y se sentó a mi lado cruzando las piernas.

-Ya, dime cómo entraste… - le pedí. Él me miró con una expresión totalmente tierna, como la de un niño pequeño al hacer una travesura. Me mordí el labio con media sonrisa en el rostro y esperé su respuesta. Él sólo señaló la ventana, la cual estaba abierta totalmente.
-Pero es un primer piso! – exclamé – Cómo pudiste…? Y si te caías? Y si te lastimabas? Y si…
-Y si te fijas que no me ha ocurrido nada malo? – me silenció con esa sonrisa angelical.
Giré la cabeza unos centímetros hacia el costado y sonreí de lado mientras entrecerraba los ojos.
-Y por qué viniste? – le pregunté.
-Necesitaba verte… - admitió él bajando la mirada. Sonreí y extendí lentamente una mano hacia su rostro, e impulsivamente acaricié su mejilla. Volvió a mirarme, y sonrió con algo de timidez.
-Yo también… - le confesé – Debo confesar que he estado todo el día pensando en – puse mi dedo índice en su pecho – ti.
Él sonrió por unos instantes, y luego, con sus ojos clavados en los míos, comenzó a acercarse otra vez.

Otra vez…

Sus labios se curvaron en media sonrisa antes de hacer presión contra mis labios. Yo, mientras tanto, luchaba por controlar la respiración.

Y allí estaba yo, besando otra vez a Jared Allen, mi Ángel.
Volver arriba Ir abajo
Andy Curner

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 2107
Edad : 26
Localización : Delante de la compu n_n
Reputación : 4
Puntos de Experiencia : 754
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Manada Gall
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Sáb Mar 07, 2009 8:07 am

Genialllllllllllllll!!!!!!!!!!! Very Happy *-* me encantaaaaaa!!!! (corre por todo el foro emocionada)xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Francesca Cross

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1948
Edad : 22
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 1000
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Sáb Mar 07, 2009 5:27 pm

Primi, esta genial *-*
*me saco el sombrero y le hago una reverencia* Razz

Me encanto *vueltas en circulos y luego la derribo*
Otro capi, otro capi, otro capi!! *obsecionada*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Sáb Mar 07, 2009 6:07 pm

OMG!!!!!!!!!!!!!

Gracias por cumplir tu promesaaa xDD AMO este capitulo!!!! Sad llorare de emocion, es taaaaaan bonito....taaaan romantico....taaaaaan bello....ahora te hare una aclaratoria:

REBECCA DAWSON SI TU NO SUBES OTRO CAPITULO EN UN TRANSCURSO DE 48 HORAS A PARTIR DE EL MOMENTO EN QUE LEAS ESTE MENSAJE...no se que te hare pero lo pensare y juro que no sera bonitoo! xDDDDDDDDDD...espero que te quede claro.

xoxo.... 🐷
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Sáb Mar 07, 2009 9:18 pm

Le vuelvo a dedicar el capítulo a Cami asi no me hace nada malo! xDDD
_____________________________________________________________________________________

Capítulo 19

Un qué?!

Esta vez el se separó de mí primero, jadeando pero sonriente. Con esa expresión que hace la gente cuando logra hacer algo. No pude más que mirarle como una idiota con media sonrisa en el rostro y suspirar, casi tan corta de aire como él. Rió de una forma tan encantadora… y tan contagiosa que comencé a reír como y con él.

- Ahora dime – le dije un momento después, adoptando la postura de chica celosa – Por qué no asististe a clases?
Suspiró y volvió a mirar hacia abajo, serio. Apreté los labios y me acomodé el pelo.
- Es… bueno, es que es otro de esos temas que no… - se ponía cada vez más nervioso, actuaba como un niño, y parecía tan tierno… me hizo sonreír. Alcé su barbilla y le miré fijo.
- Señor Allen, cállese – le dije con mi sonrisa – Ahora… quiere que le cuente lo que sucedió en clase de historia? – alcé una ceja y sonreí de lado. Asintió y quité mi mano de debajo de su rostro.
- Bien – comencé. Suspiré – Al profesor se le ocurrió hacer algo extraño – junté levemente las cejas – Hablamos sobre vampiros – al contarle eso recordé todas las estúpidas ideas que me habían llenado la mente, y traté de mantenerme serena – Fue interesante… y además perdimos la hora de gimnasia – sonreí aun más.
Pero el estaba serio. Me miraba fijamente, como quemándome con los ojos. No pude sostener la mirada por mucho tiempo, así que la aparté y miré a cualquier otro lado.

Algo…


En mi mente…


En mis sentidos…


Simplemente decía…


Que creyera…



No.


- Es que no te agradan los vampiros? – le pregunté con mi mejor cara de póker. Jared no me respondió – Bien, supongo que no te int…
- Elizabeth – suspiró. Lo primero que hice fue mirarle con los ojos abiertos como platos, con la frase a medio terminar y la boca entreabierta. Nunca me había llamado por mi nombre completo – Yo… yo no puedo… no debería estar haciendo esto… - se pasó las manos por la casa y suspiró. Parecía concentrado en algo.
- Haciendo qué? Qué es lo que es tan malo? Qué haces aquí si no deberías estar haciendo lo que sea que haces? – soné demasiado nerviosa, incluso histérica. Hice que Jared volviera a mirarme con expresión de asombro, pero conservando esa seriedad que comenzaba a asustarme.
- Cariño, no entendiste – sonrió de lado y negó con la cabeza. Yo volví a mi estado de estupidez – No me dejaste terminar la frase.
Volvió a ponerse serio.
- Yo no puedo contarte – hizo énfasis en la palabra puedo – lo que tú quieres descubrir con tanta emoción. Pero… no quiero esconderte nada, ni ponerte en peligro por algo que no sabes. Lo quieres? Lo tienes.

Ya estaba comenzando a asustarme, y totalmente. Entonces…

- Espera – le detuve antes de que siguiera hablando – tú… - su expresión cuando mencioné a los vampiros… - Hay algo que no te agradó cuando hablé de los vampiros…
- Qué sabes sobre ellos? – me preguntó al instante, apenas hube terminado la oración.
- Pues, que son inmortales – hablaba con cautela sin quererlo, realmente estaba asustada – que se alimentan de sa… - tragué saliva ruidosamente – de s…sangre humana, que no pueden salir de día, que duermen en ataúdes, que atacan a las personas… - y sin darme cuenta, todo lo que sabía comenzó a pintarse sobre mi ángel. Mi voz se fue apagando y mientras tanto las imágenes, las horribles imágenes aparecían en mi cabeza.
- Hay muchas cosas que son mentiras, amor – dijo con una sonrisa tierna – Y lo sé…

Otra vez…

No, no, no, no, no, NO!

-Porque yo…

No, no, no, no, no, no, no, no, no, no!

-No! – grité, dejando que el miedo saliera por completo; la desesperación que sentía, la angustia, la… la ira, el terror… - No quiero saberlo. No quiero saber lo que eres, porque aunque lo sepa nada cambiaría. Porque… - lo miré con los ojos totalmente abiertos; en ese momento me di cuenta de que respiraba entrecortadamente, de forma agitada y luchaba por contener a las lágrimas, que otra vez luchaban por salir – Porque yo sé lo que eres…

Hasta ese momento sabía que mi mente había empezado a crear relaciones, coincidencias, parecidos, lo que fuera… Pero había escapado a eso repetidas veces, logrando ignorar todos y cada uno de esos pensamientos… pero ya habían estado presentes y podían volver a salir.

Lo que no me esperaba era haber descubierto qué era mi Jared mucho antes de haberlo sabido concretamente…


Sus ojos, de un color verde oscuro, brillaban bajo la luz de mi habitación; su piel centelleaba tenuemente. Su rostro se tornó totalmente diferente, con esa expresión de entre asombro, preocupación y enojo, pero volvió a abrazarme. Aunque en esa ocasión mi cuerpo rechazó el contacto. Me alejé de él por instinto, y se quedó inmóvil mirándome fijo sin despegar los ojos de mi rostro ni por un segundo.

-Y sin embargo me besaste… - me recordó con un tono casi desafiante. El Jared que aparecía a veces volvía a tomar partido – Me besaste!
Se puso como loco. Sus nervios lo traicionaron y se levantó de la cama con un movimiento invisible, golpeando una de las puertas de mi armario. Yo solamente lo observaba, alejándome cada vez más… Me dirigió una mirada que heló toda mi sangre.

-Cómo pudiste! Tú! Y yo diciéndote amor…! – siguió gritando y ahí fue cuando me quebré total y definitivamente. Comencé a llorar como si de eso dependiera mi vida. En medio de la desesperación, nada se podía hacer sino gritar, y eso hice.
-Te amo! Maldita sea! – le grité a todo pulmón, interrumpiendo su ataque. Se quedó mudo. Volteó a mirarme y lentamente se acercó a mí, se arrodilló junto a la cama y me miró con ansiedad. Noté que todo mi cuerpo temblaba.

-No… Liz, no! No, lo siento tanto! – se sentó junto a mí y en un segundo estuve en su regazo y rodeada por sus brazos – Amor, lo siento, lo siento, lo siento, lo siento, lo siento! Soy un estúpido… - mientras él decía eso yo temblaba y lloraba, mojando su camiseta negra. Me acarició la espalda acompasadamente, esperando a que me calmara. Tomó casi quince minutos, pero al fin pude calmarme. Tenía las manos y los brazos cruzados y aplastados contra el pecho, y los ojos hinchados. Jared me besó en la frente y me miró a los ojos fijamente, otra vez. Besó mis párpados, mis mejillas y la punta de mi nariz.

-Te amo, Elizabeth Woods – anunció con su enorme sonrisa de ángel. Le devolví la sonrisa y lo abracé.
-Te amo, Jared Allen. No me importa qué demonios seas, ni siquiera me importaría que fueras un demonio – reí suavemente – ni un extraterrestre. Si tratara de odiarte u olvidarte, iría perdida.
Rió, y el sonido fue como un suave repiquetear de campanillas sonando en perfecta sintonía.
-Oye… - me dijo él.
-Mhm?
-Qué bien bailas… - dijo con una sonrisa.
-Jared! – le di un pequeño golpe en el hombro y ambos reímos.
__________________________________________________________________________

Disfruten esta porquería de cap porque probablemente comience a tardarme en actualizar gracias al comienzo de clases ¬¬! xD
Volver arriba Ir abajo
Francesca Cross

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1948
Edad : 22
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 1000
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Sáb Mar 07, 2009 9:37 pm

*Me vuelvo a sacar el sombrero y a hacerle un reverencia Razz *
Primir, me sigue encantando *-*

Malditas clases ¬¬ ni me lo recuerdes, que me pondre a llorar y ni tu me podras detener TTT---TTT

Bueno, no importa, yo podre leer los capitulos a medida que los escribes, como el año pasado, no? *-*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Dom Mar 08, 2009 11:22 am

¿porqueria de cap?... t hare daño por decir semejante estupidez rebecca!! tu cap es hermoso!...me partio el corazon que se alejara cuando la abrazo... Sad pero termino lindo! gracias por dedicarmelo de nuevo...espero el proximo!!! flower
Volver arriba Ir abajo
Elizabeth Cross

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1018
Edad : 24
Reputación : 4
Puntos de Experiencia : 687
Fecha de inscripción : 29/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada:
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Lun Mar 09, 2009 10:17 am

Adoro tus dos ultimos capitulos Razz
Y no son una porqueria son muy lindos y mas vale que sigas escribiendo o te obligare ya veras Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Vie Mar 13, 2009 11:31 pm

Capítulo 20

Quién es él? (parte I)

Del martes al viernes fuimos inseparables. Pasé todos los recesos con él, y en la clase de gimnasia del viernes no parábamos de mirarnos de reojo, lo que me provocaba una risita horrible, gracias a los nervios. Es que, cómo no ponerse nerviosa con una persona como Jared mirándote fijo y con una sonrisa en el rostro?

Tom estuvo totalmente fastidioso, parecía molesto y echaba miradas envenenadas a Jared.

-Tom – lo llamé después de la clase de gimnasia – Por qué demonios miras a Jared de esa manera? Si es por lo del viernes no es su culpa que yo saliera corriendo de ese lugar. Fue por otra cosa…
-Mira – me cortó – No tiene nada que ver con eso y por favor si tengo un problema con tu amigo, con tu amigo lo resolveré. No contigo. No te metas.
Y se fue.
Mi estado de shock aumentó. Era ese mi amigo? De verdad? El que conocía desde niña? Era imposible. Esa definitivamente no era su forma de ser. Suspiré, volví la mandíbula a su lugar y seguí como si nada. Jared me preguntó que ocurría, pero cuando se dio cuenta de mi mal humor dejó de insistir. Pero yo estaba segura de que él sabía el motivo de mi enojo.

-De acuerdo – me dijo luego del almuerzo – Quieres que hable con él?
-Disculpa?
-Es decir, no tengo ningún problema con tu amigo, pero si quiere hablar pues hablemos – me dijo. Una vez más confirmaba que tenía una gran intuición.
-Jared, si tiene un problema contigo que él de el primer paso y lo admita – le dije – Y no me preguntes a qué debes hacer con tu vida.
Mi mal humor…
-Como digas – fue su respuesta.

***

Llegué a casa y luego de aparcar el 307 frente a casa me encontré con mi padre dormido en el sofá, pizza descongelada y una Coca. Suspiré, hice una y mil maniobras para llevarlo hasta su habitación y luego limpié el desorden. Cuando acabé suspiré y me senté en la mesa del comedor, prendí la televisión y dejé mi favorito, obviamente MTV. Me puse a tararear Fly on The Wall, y me sobresalté cuando alguien me dio un beso rápido en la mejilla, cerca del cuello. Me levanté sin pensar de la silla pero me tranquilicé cuando vi que era Jared.

Pero…

-Me vas a decir que entraste por la ventana, por la puerta o por algún lugar extraño? – le pregunté, medio sarcástica y medio divertida.
-Mmm… Sigues con ese humor… A ver si puedo cambiarlo… - media sonrisa apareció en su rostro y comprendí lo que quiso decir. Pero eso no justificó a la reacción corporal, mi reacción corporal; prácticamente me colgué de su cuello, y lo besé con tanta despreocupación que por un momento me asusté de mi misma. Cuando me separé de él su rostro denotaba nerviosismo, y lo miré consternada. Quité mis brazos de sus hombros e hice una mueca, tratando de disculparme, pero él rió entre dientes y me abrazó. Cuando nos alejamos recordé que mi padre estaba en casa.

-Está mi… - señalé hacia arriba, haciendo alusión a la habitación de mi padre, y por lo tanto a él también. Jared sonrió.
-Eso no es problema – me dijo – No tienes de qué preocuparte, porque nos iremos por un rato.
-Ah, si? – enarqué una ceja y lo miré fijo. Volvió a reírse de forma encantadora – Y se puede saber a dónde vamos a ir? – sonreí y volví a poner mis brazos sobre sus hombros.
-Si, claro.

Silencio total.

-Y bien…?
-Oh, claro, te referías a que quieres saberlo ahora… Pues eso no se puede saber… - apareció una sonrisa pícara en su rostro y pasó sus brazos por mi cintura – Vienes o no?
-Claro que si – le dije, y salté para que él pudiera acomodarme en sus brazos. Me llevó en sus brazos hasta que llegamos al bosque. Allí tuve que sujetarme de su cuello, pero colgando de su espalda. No sé cómo, pero terminamos en el mismo acantilado donde nos besamos por primera vez. Me dejó en el suelo de piedra y se sentó en una roca enorme que sobresalía de por ahí, con las piernas cruzadas. Hizo un gesto con la mano indicándome que me sentara, y eso hice. Me senté también de piernas cruzadas, y me quedé observándole como idiota. Él sonrió y luego, tras dejar escapar una risita, habló.
-Bien… dadas las circunstancias he decidido que puedes hacer ciertas preguntas, y las responderé si puedo.

Eso me sorprendió, no pensaba que le importaba tan poco cuidar sus secretos… pero teniendo en cuenta que el secreto más grande y mejor guardado había salido a la luz… en fin, pensé en silencio por unos segundos y se me ocurrió una de las peores preguntas, según la voz de mi cabeza.
-Bien… comencemos con la edad – hice una mueca – No es que no sepa nada de v… bueno, de ustedes, por eso pregunto – traté de sonreír. Noté la incomodidad de Jared, pero no se tardó en responder, después de suspirar fuertemente.
-Bien… nací en Oregon, en el año 1900.
-Vaya… - fue la única estupidez que se me ocurrió decirle. Bueno, que tu…novio tenga más de cien es algo un poco extraño… - Está bien…
Entrecerró los ojos y me miró fijo.
-No vas a decir nada más?
-Qué más puedo decirte? – le pregunté.
-Bueno, acabo de decirte que tengo más de 100 años y tú… bueno, tú dijiste vaya
-Lo sé, es que… qué podría decirte? – me encogí de hombros y seguí pensando en el cuestionario.

-Emma, Jack y Scott son tus verdaderos hermanos?
-Emma si, pero no Jack ni Scott.
-Y Emma tiene…?
-Ella es mayor que yo, humanamente. Nació en el año 1897, tres años antes que yo. También en Oregon.
-Jack?
-1857.
Se me cayó la mandíbula, pero traté de disimularlo.
-Y… Scott?
-1800.
-Y tus padres? – quise saber. Hasta ahora no había sabido nada sobre si tenían padres o no.
-Luke y Alice.
-También son…?
-Si.
Era como la palabra prohibida; desde que había tratado de decirla que ninguno de los dos la usaba. Así seguimos, le pregunté sobre su vida, la de sus hermanos y sus padres. Era adoptado, se había encontrado con su hermana en una situación horrible y eso lo había impulsado a transformarla, aún siendo un inexperto, un neófito , como él había dicho.
____________________________________________________________________________
Seeeeeee aquí esta el capítulo 20! xD miren, no me está gustando lo que va quedando pero no me culpen, el escritor se autocritica mucho! xD disfruten que el 21 va a ser muuuuuuuy interesante! *o*
Becca n.n
PD: por las dudas, el nombre Alice no lo usé con intención de plagio u.u es que a las 3 am la inspiración tiene altas y bajas xD
Volver arriba Ir abajo
Francesca Cross

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1948
Edad : 22
Reputación : 2
Puntos de Experiencia : 1000
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Caminantes Silenciosos
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Vie Mar 13, 2009 11:55 pm

Primi, simplemente... genial *-*

Espero la proxima parte =D
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Andy Curner

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 2107
Edad : 26
Localización : Delante de la compu n_n
Reputación : 4
Puntos de Experiencia : 754
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada: Manada Gall
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Sáb Mar 14, 2009 6:48 am

Genialll Very Happy
espero que pongas pronto el proximo capitulo *-*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Sáb Mar 14, 2009 9:10 am

Very Happy amo a Jared casi tanto como a Ed...! Razz buen cap Becca!
Volver arriba Ir abajo
Elizabeth Cross

avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1018
Edad : 24
Reputación : 4
Puntos de Experiencia : 687
Fecha de inscripción : 29/01/2009

Hoja de Personaje
Raza: Cambia-forma
Clan/Manada:
Salud:
15/15  (15/15)

MensajeTema: Re: Por Siempre   Sáb Mar 14, 2009 2:56 pm

Wiii el capitulo 20 =D
Esta lindo Becca y toda la historia esta muy hermosa asi que deja de decir que no te gusta y de criticarte tanto xD
Capitulo 21,capitulo 21,capitulo 21,...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Por Siempre   Miér Mar 18, 2009 4:36 pm

Capítulo 21

Quién es el? (parte II)

-Nunca dejé Oregon, siempre me mantuve por los alrededores observando y cuidando a mi madre, y a mi hermana, siempre cerca de casa incluso a pesar de mi condición de neófito. Recuerdo que una vez en un descuido Emma me vio, y salí disparado hacia otro lugar – sonrió con melancolía.
-Corriendo… como tú corres? – le pregunté, haciendo una mueca casi imperceptible. Casi.
-Si – dijo, con media sonrisa. Después volvió a ponerse serio – Cuando mis padres murieron, juré que los vengaría…
-Vengarlos? Es que los asesinaron?! – lo interrumpí. Asintió con la mirada clavada en el suelo.
-Ya, continúa – le pedí.
-Bien – suspiró. Me miró con expresión triste, y le sonreí para que continuara. Me devolvió la sonrisa y continuó – En el funeral de mis padres tuve que esconderme, no podía estar con todas esas personas a pesar de ser mi familia. Emma estaba ahí, llorando, y casi salgo de donde estaba para ir con ella; fue ahí cuando noté que alguien la observaba, también detrás de los árboles. Me llamó la atención, así que le observé todo el tiempo que estuvo allí…

Se quedó en silencio.

-Si…- le apremié.
-Resultó… ser el asesino de mis padres – hizo un gesto con las manos, como obviando eso – Y cuando todos dejaron el cementerio, el hombre siguió a mi hermana.

Me miró y se carcajeó, y me di cuenta de la expresión que tenía en el rostro: moví la cabeza hacia los lados rápidamente y agité las manos para que continuara con la historia.
-Lo siento, continúa – volví a pedirle.
Apretó los labios.

-Creo que quizás ya tienes una vaga idea de lo que ocurrió después… - asentí – Pues, ahí fue cuando convertí a Emma, y también la primera vez que ma…
Abrió los ojos como platos y dejó la frase sin terminar.
Yo hice lo mismo que él, sólo que en silencio.

Y otra vez…

No, no, no, no, no, NO!

Imposible…

Vaya que eres inteligente, mujer.



Mi ángel… no, imposible! NO!

-Tú… lo… lo mataste, verdad? – dije en un susurro casi imperceptible. Otra vez, mis instintos de supervivencia respondieron y comencé a alejarme de él, negando con la cabeza.

No te alejes, estúpida! , me dije.

Me detuve justo cuando él extendió su mano para tomar mi cara. Me miró con intensidad y volví al estado idiota. Su expresión desgarrada hizo que deshiciera los centímetros que nos separaban y lo abracé con todas mis fuerzas; él me devolvió el abrazo.

-Hay algo más de lo que tengo que hablarte – me susurró al oído. Me soltó y tomó mi cara con sus manos.
-Sea lo que sea – le dije, con media sonrisa casi forzada – Para mí eres mi ángel – le dije.
Volvió a abrir los ojos desmesuradamente y me soltó. Torció el gesto y negó con la cabeza.
-Qué ocurre, amor? – le pregunté, un tanto asustada. Toqué su brazo y volvió a poner sus manos en mi cara, pero con más fuerza, como tratando de que mi cabeza no se saliera de lugar – Jared… Qué pasa?!
-No pued… tú no sabías que… dios, dime que no…
-Jared! – le grité – Cálmate ya! No comprendo!
-Es que yo…! – dijo él, y se quedó en silencio.
-Tú! Tú… qué?
-Yo… - suspiró, me soltó y se levantó del suelo. Lo seguí con la mirada. Dio unos pasos y se alejó de mí; luego de eso me miró fijamente.
-Jared…?


Alas…



Dos enormes alas grises…



Aparecieron…



En la espalda de Jared…



Jadeé, y fue lo último que hice. Pero sentí cuando mi cabeza chocó contra el suelo de piedra.
-Liz!

Silencio.
Oscuridad.





Alas.



Mi ángel…



Sí que era un ángel.

___________________________________________________________________

*O* al fin puedo subir cap! =D aaaaaaaaaaaaaaw me encanto escribir este capítulo, tardé en hacer todo pero era el cap al que quería llegar *o*

Espero que les guste tanto como a miii! =D (siii al fin me gusta uno de mis caps! xD
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Por Siempre   

Volver arriba Ir abajo
 
Por Siempre
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» (T)-Siempre te Quise...!(One-short)
» [One-Shot]Solidad siempre tiene la razón.
» Siempre Futbol TV
» no importa lo que pase siempre te amare
» Siempre me insultan -.-

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Off Topic :: Fan Fiction-
Cambiar a: